Diario Digital EL VIGÍA
 
Islas Malvinas: Historia de una usurpación
 

 
Historia 
 
Las Malvinas fueron descubiertas en 1520 por Esteban Gómez, tripulante de la nave San Antonio, uno de los barcos de la expedición de Magallanes. Según la delimitación de tierras de las bulas papales, las islas pertenecían a España. Sin embargo, navegantes ingleses, holandeses y franceses llegaron a las islas en diversas oportunidades.

En 1690, el capitán de la marina británica John Strong navegó por el estrecho de San Carlos, que separa las Malvinas, y lo llamó estrecho de Falkland en recuerdo de sir Lucius Cary, segundo vizconde de Falkland.

En 1764 hubo una ocupación francesa por parte de Luis de Bougainville, quien fundó el puerto de San Luis en la isla oriental. Los franceses llamaron a las islas Malouines, porque ése era el nombre dado a los nacidos en Saint Maló, el puerto francés de donde procedían. Los españoles obtuvieron el puerto de San Luis tras una sede de protestas y transformaron Malouines en Malvinas. En 1765, una expedición inglesa llegó a las islas y las denominó Falkland Islands. En 1770, las fuerzas de ocupación inglesas fueron desalojadas por España, que reclamó a soberanía de las islas por vía diplomática. Cuando se creó el Virreinato del Río de La Plata, las Malvinas pasaron a depender de la gobernación de Buenos Aires. Desde 1774 hasta 1810, España nombró sucesivos gobernadores para el archipiélago. 


En 1776, cuando se creó el virreinato del Río de la Plata, las islas Malvinas se incluyeron en el territorio de la gobernación de Buenos Aires. Después de 1810, las islas siguieron bajo esa jurisdicción. En 1820, la fragata Argentina La Heroína fue enviada a Malvinas para tomar posesión definitiva de las islas. En 1825 se produjo un hecho significativo: Gran Bretaña reconoció la independencia Argentina y no reclamó las islas. En 1828, el gobierno de Buenos Aires otorgó a Luis Vernet, en concesión, el Puerto soledad para que construyera una colonia. Para ello, llevó a cien gauchos e indios de las pampas, hábiles en la cría de ganado. 

Dominio inglés

En 1829, Vernet fue nombrado gobernador de Malvinas. Y ese mismo año Gran Bretaña reclamó su derecho de soberanía sobre las islas, adjudicándose su descubrimiento. En 1833 esa nación tomó las Malvinas bajo su dominio, expulsando a las autoridades criollas. Desde entonces, la Argentina no ha dejado nunca de reclamar su soberanía sobre el archipiélago. 

La guerra



El 2 de abril de 1982, el gobierno militar de la Argentina, a raíz de un conflicto planteado en las islas Georgias del sur, decidió tomar las Malvinas por la fuerza, iniciando una corta pero sangrienta guerra. Los argentinos ocuparon las islas y desalojaron al gobernador británico. se creó una gobernación militar Argentina y se cambió el nombre de Puedo Stanley, la capital, por el de Puerto Argentino. El gobierno inglés envió enseguida una gran flota hacia el Atlántico sur para recuperar las Malvinas; los 
combates terminaron con el triunfo inglés el 10 de junio del mismo año. Las islas volvieron al dominio británico. Desde entonces, el gobierno de ese país decidió fortalecer su presencia en las islas y fomentar diferentes actividades en ellas. se incremento el poderío militar con armamento y un destacamento de soldados que supuestamente supera los 1.500 hombres. Las negociaciones por la soberanía sobre Malvinas, apoyadas por diversas resoluciones de las Naciones unidas, continúan en el terreno diplomático.


La administración británica

Las autoridades del gobierno usurpador de las islas han modificado la condición en que revistan los habitantes del archipiélago según la perspectiva británica: en 1985 concedieron a los malvinenses una constitución. De acuerdo con esta reglamentación, las islas son administradas por un gobernador británico y un consejo de diez miembros, de los que ocho son elegidos por la población. Los otros dos, el director y el secretario financiero no tienen derecho al voto y forman parte de la junta directiva junto con tres legisladores y el gobernador, qué actúa como presidente de la misma. 

Cambios en Georgias y Sandwich

De acuerdo con esta misma constitución, otorgada unilateralmente por los británicos, las islas Georgias del sur y el grupo de las islas Sandwich del sur, que forman parte de la provincia de Tierra del Fuego, han sido transformadas en un -protectorado, separado de las Malvinas.

Región 

Las islas Malvinas están relacionadas, geológicamente, con la Patagonia Argentina, tanto por el tipo de formaciones rocosas como por la clase de relieve. 


En el mar Argentino

Este archipiélago situado en el sur del océano Atlántico, al este del estrecho de Magallanes y al noreste del extremo sur de América del Sur ha sido administrado como una colonia británica más, aunque desde la creación de la República Argentina nuestro país ha mantenido sus pretensiones territoriales sin conseguir que Gran Bretaña ceda, como corresponde, el dominio efectivo de las islas. 


Las Malvinas en cifras

El archipiélago de las Malvinas e islas adyacentes está constituido por un conjunto de más de 200 grupos de formaciones rocosas emergentes del mar Argentino, en el océano Atlántico. La superficie total es de aproximadamente 11.410 km2 siendo las islas con mayor extensión la Gran Malvina, al oeste, con 5.413 km2 y la isla Soledad, al este, con 6.760 km2 . Estas islas están separadas por el estrecho de San Carlos. Entre las islas menores, emergentes de las aguas del mar epicontinental argentino se encuentran las islas Sebaldes, del Pasaje, San Rafael y San José, al oeste de la Gran Malvina, y las islas Águila, Jorge, Pelada, de los Leones marinos, María y Bougainville, al sudeste de la isla soledad. Actualmente las islas están bajo dominio británico, y tienen su capital en Puerto Stanley (puerto Argentino), en la isla Soledad. En la isla Rasa del oeste, del grupo de las Sebaldes, al noroeste del archipiélago de las Malvinas, se ubican su punto extremo norte (50º 59´ Sur y 61º 27´ 0este)

Economía

Las duras condiciones climáticas, sobre todo la ausencia de una estación cálida, y los fuertes vientos impiden que se puedan desarrollar actividades agrícolas destacadas. Así, la agricultura en las islas está limitada a una escasa producción de avena y cebada, dos cereales resistentes. Los habitantes de las Malvinas poseen pequeñas huertas donde cultivan algunas hortalizas sólo para consumo familiar.

Cultivos de invernadero

Años atrás se construyó un gran invernadero con miras a la producción hortícola. Actualmente produce una buena cantidad de verduras frescas como por ejemplo lechuga, arvejas, ajíes, coliflores y tomate, del cual se producen 450 kilos por semana. Este invernadero constituye un gran avance en la economía local, sobre todo si se tiene en cuenta que éstas son verduras que la gente que vive en Puerto Stanley (Puerto Argentino) no conocía. 

Recursos vegetales naturales

Las algas una empresa británica intentó la explotación de recursos alternativos, como el de las algas, pero se ignora con qué resultado. se estima que cerca de las costas hay una reserva de 120 mil toneladas de algas pardas que podrán, en el futuro, aportar nuevas divisas.

La turba 
 
La turba es la materia orgánica producida por descomposición de musgos y líquenes en los pantanos. Es el combustible clásico de uso doméstico en las Malvinas, además de constituir un buen abono para los cultivos.

Ganadería

La cría del ganado ovino es la única actividad ganadera. su carne es la base de la alimentación de los habitantes, la que se complementa con la cría de algunas aves de corral en las huertas. sin embargo, el ganado ovino tiene su mayor aspecto productivo en la obtención de lana, cuya calidad es merino australiana. Para la cría de los ovinos se destinan extensos predios en las lonas de estepa de las planicies. La empresa británica privada Falkland Islands Company es la propietaria de la mayor parte de los rebaños, además de poseer el 40 % de las tierras de las islas. 

Industria y exportación

El mar epicontinental sobre el que sé encuentran las islas Malvinas es una fuente de innumerables recursos pesqueros. Además de múltiples peces marinos de interés, importa sobre todo la pesca de calamares, debido a que la temperatura del agua marina favorece su desarrollo. En 1987 se pescaron 82.500 toneladas de una variedad de calamares de 25 centímetros, muy cotizada en Europa, y 145.000 toneladas de la variedad ilex preferida por los países asiáticos. La pesca se realiza bajo el control del gobierno británico dentro de la zona de exclusión delimitada alrededor de las islas. Toda a producción pesquera se comercializa en el exterior, ya que los habitantes de las islas casi no consumen pescado. La FAO (organización mundial de la Alimentación de las Naciones Unidas) alertó sobre la pesca excesiva de estos animales, previendo su extinción en menos de 20 años. Al sur de las islas son importantes las reservas de krill, cuya explotación se fomenta. 

¿Qué es el krill?

Es un crustáceo marino muy pequeño. Puede medir entre 3 y 20 milímetros, y sirve de alimento a algunos grandes habitantes del mar: ballenas, aves y peces.

Leyenda 

Dicen los, en sus Karlem-shenik (cuentos viejos), que el mar se formó por el llanto de un todopoderoso y bueno. Ese ser que para los tehuelches era el cielo (en algunas leyendas figura también como Kooch), vivió mucho tiempo en soledad y en tinieblas Hasta que un buen día decidió crear también la luz, el sol y una isla. Una isla donde tuvo origen la vida. Allí aparecieron unos moradores gigantes y monstruoso que eran hijos de las montañas.

Esta leyenda de labios de un aborigen patagón llego a oídos de Pigafetta cronista de la expedición de Magallanes.

Y al parecer, el relato lo inspiró para dibujar, con la ayuda de su imaginación un sencillo mapa de una o dos islas.

Es probable que los tehuelches no hayan visto nunca las islas Pero presentían su existencia Ellos observaban que ciertas aves, como los cisnes y flamencos, llegaban desde el confín del mar hasta la costa. Y que tres meses después se lanzaban resueltamente hacia el brumoso horizonte marino. Este ,comportamiento convenció a los aborígenes de que las ves iban y venían de la legendaria isla de sus mitos.


Sansón 

En España a las islas que Pigafetta dibujó en su croquis le asignaron el nombre de Sansón. Los que trabajaron en las cartas geográficas consideraron que a un lugar habitado por gigantes correspondía aplicarle el nombre del forzudo personaje bíblico. así Sansón fue la primitiva denominación de las Malvinas

 LAS MALVINAS SON Y SERÁN ARGENTINAS

Fuente:
http://www.todo-argentina.net y varias

POESÍA Y CANCIONES

A Daniel... un chico de la guerra 
(Autor: A. Cortez) 

A mí los dieciocho me pasaron de largo, 
estrenando opiniones, intenciones y cantos, 
a esa edad, como todos, con el puño cerrado, 
en las puertas abiertas el futuro esperando. 

Al tuyo, bruscamente te lo desamarraron 
y te hiciste a la niebla en el mar del espanto, 
encallaron tus sueños Daniel, en la turba y el barro, 
fue la muerte bandera y la vida un milagro. 

Lo mío fue distinto, Daniel, 
lo mío no fue nada, 
yo no tengo esa sombra 
que vaga en tu mirada. 

Mi batalla fue el riesgo de un "machete" escondido 
y mi "pozo de zorro", un amor y un olvido, 
mi fusil, las pintadas en los muros vacíos 
y morir por la Patria, un discurso florido. 

Tu excusa de ser hombre fue algo más que el motivo 
de la barba y el porte y el salir con amigos, 
fue volverte habitante, Daniel, de la lluvia y el frío, 
asumir el naufragio con los cinco sentidos. 

Lo mío fue distinto, Daniel, 
lo mío no fue nada, 
yo no tengo esa sombra 
que vaga en tu mirada. 

Para mí fue un asunto de madre preocupada 
que no fuera muy tarde mi regreso a la casa, 
de domingo a domingo me peinaba las alas 
sin andar cada jueves reclamando su alma. 

La tuya, sin embargo, agotaba hasta el alba 
las escasas noticias de las islas lejanas, 
aunque fuera un indicio, Daniel, un rumor le bastaba, 
aunque fuera mentira, era ya la esperanza. 

Lo mío fue distinto, Daniel, 
lo mío no fue nada, 
yo no tengo esa sombra 
que vaga en tu mirada. 

El tiempo irá trayendo la amnesia inexorable , 
habrán muchas condenas y pocos responsables, 
dirán que fue preciso, dirán, inevitable 
y, al final, como siempre, sera Dios el culpable. 

La historia necesita en sus escaparates 
ocultar el trasfondo de tanto disparate, 
no es tuya la derrota, Daniel, no cabe en tu equipaje, 
acaso las gaviotas otra vez en el aire. 

Lo mío fue distinto, Daniel, 
lo mío no fue nada, 
yo no tengo esa sombra 
que vaga en tu mirada. 



La carta perdida 
(Soledad Pastorutti)


Mañana del día veintidós, 
madre, hoy es tu cumpleaños. 
Chaco ¡qué lejos estoy! 
En mi carta les dejo mi amor. 
Todo es blanco y aquí a mi alrededor 
nos humillan con grandezas 
el Tano, el Polaco, el Andrés. 
Madre, cayeron los tres. 
Es de noche y los salgo a buscar, 
mil estrellas me quieren contar, 
hace frío y aquí en soledad 
hay mil almas que de guardia están. 
Y sos un poco de sol, 
toda nieve, toda viento. 
Sos un puerto argentino 
con bandera de otra nación. 
Es la carta que nunca llegó, 
escrita allá en Malvinas. 
Fue en abril del ochenta y dos 
de un soldado que nunca volvió. 


La hermanita perdida
(Atahualpa Yupanqui - Ariel Ramírez)


De la mañana a la noche, 
de la noche a la mañana, 
en grandes olas azules 
y encajes de espuma blanca, 
te va llegando el saludo 
permanente de la Patria. 

Ay, hermanita perdida. 
Hermanita, vuelve a casa. 

Amarillentos papeles 
te pintan con otra laya. 
Pero son veinte millones 
que te llamamos: hermana ... 
Sobre las aguas australes 
planean gaviotas blancas. 
Dura piedra enternecida 
por la sagrada esperanza. 

Ay, hermanita perdida. 
Hermanita, vuelve a casa. 

Malvinas, tierra cautiva, 
de un rubio tiempo pirata. 
Patagonia te suspira. 
Toda la Pampa te llama. 
Seguirán las mil banderas 
del mar, azules y blancas, 
pero queremos ver una 
sobre tus piedras, clavada. 
Para llenarte de criollos. 
Para curtirte la cara 
hasta que logres el gesto 
tradicional de la Patria. 

Ay, hermanita perdida. 
Hermanita, vuelve a casa. 


Argentinos malvinenses 
(Aurelio Agustín Pernas)


Bienvenidos compatriotas malvinenses 
Argentina continental los espera 
para forjar una amistad verdadera 
y defender con pasión sus intereses. 

Sólo el amor puede hacer obras hermosas 
como impedir que haya seres maltratados, 
promover a que se sientan realizados 
y vivir en dignidad con pocas cosas. 

Para ello hay que pensar mucho en las Malvinas 
como si a ellas las tuviéramos presente 
y así tratar de evitar sufrir su ausencia. 

Como si fueran un bálsamo de heridas 
las debemos mantener en nuestra mente 
para poder mitigar tanta injusticia.


Las Malvinas 
(José Pedroni) 

Tiene las alas salpicadas de islotes, 
es nuestra bella del mar. 
La Patria la contempla desde la costa madre 
con un dolor que no se va. 
Tiene las alas llenas de lunares, 
lobo roquero es su guardián. 
La patria la contempla.
Es un ángel sin sueño 
la patria junto al mar. 
Tiene el pecho de ave sobre la honda helada. 
Ave caída es su igual. 
El agua se levanta entre sus alas. 
Quiere y no puede volar. 
El pingüino la vela.
La gaviota le trae cartas de libertad. 
Ella tiene sus ojos en sus canales fríos. 
Ella está triste de esperar. 
Como a mujer robada le quitaron el nombre: 
lo arrojaron al mar. 
Le dieron otro para que olvidara 
que ella no sabe pronunciar. 
El viento es suyo; el horizonte es suyo. 
Sola, no quiere más, 
sabe que un día volverá su hombre 
con la bandera y el cantar. 
Cautiva está y callada. Ella es la prisionera 
que no pide ni da. 
Su correo de amor es el ave que emigra. 
La nieve que cae es su reloj de sal. 
Hasta que el barco patrio no ancle entre sus alas, 
ella se llama Soledad.


Veterano de Malvinas 
(Doménico Bova) 

Tu rostro sigue marcado 
a través de tantos años 
tu tristeza no se borra 
tu valentía no se olvida. 
Muchacho joven aún 
de niño fuiste soldado 
y supiste de la guerra 
sin haberla deseado. 
Las vivencias te dejaron 
aquellos gritos ahogados. 
Tu patriotismo no se mella 
aunque fuiste derrotado. 
Tu grito de libertad 
en las islas usurpadas 
se agiganta y da un abrazo 
a todos como a un hermano. 
Soldado que las quisiste defender, 
tus camaradas allí quedaron, 
desde el cielo hoy los cubre 
un manto celeste y blanco. 
Con emoción te agradecemos 
soldado de las Malvinas 
siempre en ti y en nosotros viven 
nuestras islas argentinas.


 Siga a "EL VIGÍA" en Follow DanteForesi on Twitter

  


EL VIGÍA en


VUELVA AL DIARIO EL VIGÍA