KERANA

En el tribu vivía una mujer extraordinariamente bella, Kerana (dormilona), que pasaba los días durmiendo. Era la hija de Marangatu. Tau, el espiritu malo, se enamoró de ella. Se transformó en un jóven y intentó raptarla, pero Angatupry, el espíritu del bien, intervino para defenderla. Pelearon por siete días y noches, y Angatupyry venció a Tau. Fue exiliado por Pytajova'i, el diós del valor y de la guerra, quien llevaba dentro de sí el fuego de la destrucción.

Tau rapta a Keraná. Arasy lo maldice, y procrean siete hijos sietemesinos monstruosos o fenómenos. Es el origen de los mitos y leyendas que conocemos.

1.Tejú-Jaguá (lagarto/iguana-jaguar) (o Jaguarú): Es un gran lagarto con cabezas de perro. Dominador de las cavernas y protector de las frutas.

2.Mbói-Tu'î (víbora-loro): una enorme serpiente con pico de loro. Sus dominios eran los grandes esteros. Fue protector de animales acuáticos y anfibios, del rocío, de la humedad, y de las flores.

3.Moñái: dios del campo, del aire, y de los pájaros. Protector de los robos y picardías. Era aficionado a robar y acumular el fruto de sus robos en una gruta del cerro Yvytykuápe, hoy llamado cerro Kavaju, en Atyrá. Fue quemado por Avare Tume en la gruta que desde entonces se llama Moñái-kué, cerca de Jaguarón, con sus seis hermanos y con Porasy, que se sacrificó para salvar a su pueblo del dominio de los siete hermanos monstruos maléficos.

4.Jasy-Jateré (fragmento de la luna): hombrecillo de cabellos dorados, señor de las sietas, poseedor de una varilla mágica que le hacía invisible. Protector de las avejas y del ka'a-ruvichá o yerba hechicera. Extraviaba a los niños para llevarlos a su hermano Aó-Aó, que era caníbal.

5.Kurupí con un enorme miembro viril, largo como un lazo. Espíritu de la fecundidad, señor de las selvas y de los animales silvestres. Secuestraba a niños y mujeres.

6.Aó-Aó espíritu de la fecundidad, dejó mucha descendencia. Era caníbal y considerado el señor de los cerros y montañas.

7.Luisón o Huichó, hombre de la noche y compañero de la muerte. Sus dominios eran los cementerios. Vivía de la carne de difuntos. Era feo, de cabellos largos y sucios, con una palidez mortal y olor fétido. Causaba repugnancia y terror.

Fuente:
Diccionario de Mitos y Leyendas - Equipo NAyA
http://www.cuco.com.ar/