Diario Digital EL VIGÍA

Supersticiones y Creencias relacionadas con Animales

 
Cuando a la majada le han hecho daño, en el norte argentino, se pone la imagen de San Juan a que "duerma" con ella. Así se detiene la peste.

Para los araucanos, el moscardón es un "alma voladora" que viene de otra vida para anunciar algún mal.

El búho y la lechuza son para los araucanos animales terroríficos, y les temen en forma extraordinaria.

Cuando el perro aúlla, es porque ha visto un ánima. Entonces el criollo del norte argentino, se quita el sombrero y lo pone en el suelo con la copa para abajo. Así se ahuyenta al ánima y se libra al perro de este tormento.

El criollo del norte, pone en el fondo de su guitarra el cascabel de la víbora del mismo nombre para que "suene más lindo". Es necesario, arriesgarse y cortarle el cascabel a la víbora antes de matarla, pues de lo contrario no se consigue el efecto deseado.

El hueso del pene del tigre, es un magnífico amuleto para dar fuerza y valor personal al que lo lleva atado en una bolsita al cuello.

Los patagones temen a la chotacabras que abunda en las faldas de la cordillera. Su grito anuncia enfermedad o muerte para, algún habitante del campamento.

La lechuza es un animal de mal agüero en la ciudad y en el campo. En ambas partes y en todo el territorio de la República, a fin de quebrar su sino, hay que decirle a gritos una mala palabra.

Entre los habitantes de la Patagonia, es de malas entrañas una especie de lagarto de cabeza achatada que persigue a los animales dejándolos mancos, por eso lo matan dondequiera lo encuentran.

Las víboras chupan la leche de las madres, mientras entretienen al crío metiéndoles la cola a guisa de chupete.

La lagartija que busca amores lleva, una pajita en la boca.

El cuervo negro de los misioneros anuncia lluvia. No se le puede matar porque la escopeta que le apunta se descompone.

La perdiz del monte, según el folklore misionero, preserva de la mordedura de serpientes.

En la región norteña, cuando se pisa la cola a un gato queda uno condenado a la soltería, y el gato afectado no caza más ratones.

Para el criollo, el canto triste del chingolo es la voz de un payador qué perdió la apuesta con el diablo, y que se lamenta en una eterna borrachera de dolor surgida del fracaso.

Entre los habitantes del Alto Paraná, el picaflor es considerado "animal sabio" y atrae la clientela si se lo pone en la puerta de un negocio.

El caballo que tiene la pata blanca "pal lao del monte", perderá la carrera.

El grillo es un gaucho pobre que en una tapera escondida canta el amor "desgraciao". El día que se calle se quedará sin voz porque le falta dinero para tomar un trago de caña para entonar la garganta.

En Salta se dice que cuando sale un viborón de una tumba, es señal de que el difunto ha vendido su alma al diablo.

La mulita tatú, dicen que nació para vivir en el lugar de los fríos, pero Dios la castigó por una mala acción que tuvo y la condenó a andar con sobretodo por regiones calurosas.

Si de tarde se nos aparece una araña, es señal de que vamos a recibir un regalo.

La chicharra es un incorregible cantor que de boliche en boliche (árbol) se emborracha con su propio canto.

El hornero es el más criollo de los pájaros, porque ha construido su casa en forma de horno para dormir y para hacer empanadas y tortillas.

La mariposa de color anuncia visita.

Los pirinchos siempre van en bandadas porque son changuitos raboneros que se van al monte a juntar algarrobas.

Los dientes de araña, la enjundia de gallina y la grasa de lagarto son buenos remedios para el mal de muelas.

Las mulas presienten la llegada de las almas que andan vagando por el mundo. Hay que cuidarse cuando cabalgando en ellas se topan con un alma. La mula tratará de voltear al jinete, pisotearlo, matarlo, y luego, comerlo.

La grasa del puma es buena para el reumatismo.

Las uñas del gato soltero son buenas para conquistar al ser querido, disueltas en el mate.

El anillo que se saca de la cola de la iguana trae suerte. La grasa de este animal es buena para el reumatismo.

La paloma torcaza es el símbolo del amor.

El quirquincho es un buen vecino del campo, que desea lo dejen vivir tranquilo.

Los sesos de la urraca reducidos a polvo son buenos para conquistar a la mujer.

Donde hay un nido de hornero no cae el rayo.

El alícuco es un pájaro que canta de noche o en las hora de mayor soledad; nunca se deja ver, y la fantasía del criollo teje en torno al mismo una serie de leyendas impresionantes.

El corazón de la calandria es bueno para preservarse de las, brujas. También es bueno para realizar ataduras.

El zorro es agente de mal agüero. Cuando este animal se cruza en el camino de un viajero, de derecha a izquierda, es mala seña; pero es buena sí lo hace de izquierda a derecha. Si a punto de pasar se vuelve de mitad de la senda, las consecuencias se frustran a medías. Cuando a veces, de día especialmente, el zorro entra en las casas y no acierta a disparar (salir), como aturdido, dicen que es "tapia": anuncia la muerte de alguno de la familia.

En el norte no hay que pronunciar la palabra "víbora"; trae malas consecuencias.

Los niños aprenden a caminar ligero cuando se les rasguña la planta de los pies con la pata de un pollo.

El teru-teru cuando lanza gritos continuados, riña segura.

El murciélago, proviene de ratones viejos y es el representante del demonio.

Cuando la gallina pelea por cualquier cosa, anuncia desgracia en familia.

Si un "cristiano" se coloca en los ojos lagañas de perro, verá al diablo o a las almas.

Una calavera de vaca o de buey con los cuernos para arriba colocada en la orilla de un río, evita que éste coma los bordes.

Cuando las gallinas pelean es indicio de pelea en el matrimonio.

Cuando el gallo pone huevo chico con una víbora adentro, es indicio de desgracia.

El picaflor anuncia visitas inesperadas o cartas de ausentes.

El tocá-tocá o, gallineta indica yeta (mala suerte).

El sirirí indica cambio de tiempo.

Si uno se coloca en los ojos la lágrima de un perro que llora, se verá lo que ha motivado el llanto del perro.

Los aullidos del perro cesan sí se forma una cruz con zapatos o alpargatas boca abajo.

Para tocar bien la guitarra se hace picar el día antes con hormigas coloradas.

Cuando el loro habla mucho o el pato se baña en arena, es lluvia segura.

Una paloma atada de una pata ahuyenta los malos espíritus.

Cuando el carpintero golpea seguido el árbol, indica muerte.

La lechuza o el suindá, cuando da un grito en la noche, anuncia desgracia o muerte.

El pitanguá, posado cerca de una casa, anuncia preñez, nacimiento o muerte.

Un sueño malo, para que no, se vuelva realidad, hay que, contárselo en secreto al perro.

Cuando el grillo entona su cri-cri en las habitaciones, indica plata.

Para curar el mal de ojo emplean el piojo, ya introduciéndolo en aquél o bien lavándolo con agua del mismo.

Los sesos de perro curan la locura.

Limpiar las telarañas de las casas indica sacar la fortuna de las mismas.

Cuando la araña sale de su escondite: alegría.

El picaflor muerto encerrado en un frasco indica atracción de dinero.

Cuando se ve un caballo blanco, suerte.

Mariposa blanca: fortuna.

La mordedura del perro se cura poniendo en la herida un poco de pelo del animal. Si el perro muere, la herida se irá descomponiendo a medida que se descompone el cuerpo del perro.

Caballo que relincha, pérdida de algo.

Para algunos el gato negro es suerte, para otros indica la presencia de Satanás.

La piel de zorro posee la virtud de enflaquecer a la persona que la usa.

El perro, cuando aúlla,por la noche, ya hemos dicho que anuncia la presencia de fantasmas o desgracia. También se suele dar vuelta el sombrero y la chancleta más vieja para ahuyentar aquéllos. No se debe maltratar ni matar perros, pues San Roque castiga con la peste.

Un caballo enfermo se cura si de ambos lado es castigado por dos mellizos.

Si un gato negro se nos cruza en el camino al salir de casa, mala suerte.

Cuando las golondrinas salen en bandadas, buena suerte, la Virgen las acompaña.

El pavo real trae desgracia en la casa donde se cría.

La paloma casera trae, mala suerte en algunos casos.

Si un perro orina una cama, el dueño de ésta padecerá desgracias.

Cuando la perdiz vuela a la derecha del camino, buena suerte, y a la izquierda, mala.

Es de mal agüero, que se nos atraviese un reptil en nuestro camino.

Cuando se echa de la casa a un hornero, ya vendrá quién nos eche de la nuestra.

Cuando la víbora deja rastro en él camino sin dejarse ver, indica lluvia. Cuando se cruza delante de una, persona, señal de muerte.

Cuando se encuentra uno con un zorrino en el camino, es mejor volver, porque sino le irá mal.

Cuando una mujer está de parto queman grasa de yacaré y le friccionan el vientre para que aquél sea apresurado.

El Viernes Santo se buscan iguanas (en Corrientes) para sacarles los anillos, que se emplean como amuletos de la suerte.

No hay que matar al sapo; a los cuantos días le vienen terribles dolores de cintura al matador.

Los grillos son sagrados; no hay que matarlos. Dios se enoja.

Se dice que el pez dorado lleva debajo de la lengua un San Antonio, que el, pescador que consigue pescarlo tendrá una pesca, abundante.

El serrucho que lleva en la cola la raya se emplea como mondadientes contra el dolor de muelas.

Cuando los alguaciles vienen en grandes cantidades como la langosta, según algunos indican viento y otros, lluvia.

Si el gallo conversa con la gallina es' señal de que va a morir una soltera; si conversa con dos gallinas, va a morir un matrimonio.

Cuando las avispas hacen su panal en la casa, por dentro, es señal de abundancia.

Si el perro se esconde debajo de le cama de un enfermo, anuncia que éste va a morir.

Del guanaco se dice que la nobleza y el porte le vienen de que Llastay tiene su misma figura. Le adjudican cualidades femeninas. Su enemigo es el puma, al que le tiene un miedo terrible.

Si el ganado se asusta, es que va a morir su dueño o uno de sus familiares.

La perdiz es el mejor auxiliar meteorológico del criollo.

El sapo es también un buen auxiliar de la agricultura. El criollo no lo mata, porque se come los insectos que dañan a las plantas.

El quitilipi anuncia la muerte.

Si la gallina cacarea de noche en la, casa donde hay un enfermo, es porque ha visto, el espíritu de este que va a morir.

Un picaflor negro o una mariposa negra es señal de luto.

Cuando un perro cava la tierra, mala señal. Habrá muerte.

La pata de conejo da buena suerte.

La pluma de caburé da suerte.

Los sesos de la lechuza enloquecen.

Cuando la gallina pone dos huevos seguidos anuncia abundancia.

La urraca en la casa atrae la discordia familiar.

El pájaro "bichofeo" anuncia la llegada de la justicia.

Cuando la gallina canta como el gallo, atrae desgracias.

Si el gallo pone un, huevo y se empolla, sale el basilisco, monstruo de un ojo en la frente, que produce la muerte de quien lo mira.

Cuando el caballo se revuelca en la tierra nos anuncia que haremos un largo viaje.

Cuando el perro se revuelca, viento seguro.

Patos en bandada nos anuncian lluvias.

Cuando las hormigas llevan a cuesta sus larvas, anuncian inundaciones. 

El té de cantáridas es un poderoso excitante sexual.


Extraído de: "El mito, la leyenda y el hombre - Usos y costumbres del folklore", Félix Molina-Tellez, Editorial Claridad, Primera edición, Buenos Aires 1947.

Compartir en

blog comments powered by Disqus


  

EL VIGÍA en

 

VUELVA AL DIARIO EL VIGÍA

Diario Digital EL VIGÍA