PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Mapa de la Provincia de Buenos AiresLimita al norte con las provincias de Entre Ríos, Santa Fe y Córdoba; al sur, con el mar Argentino y la provincia de Río Negro; por el este, con el mar Argentino, el río de la plata y la ciudad de Buenos Aires; al oeste, con las provincias de Córdoba, La Pampa y Río Negro. se encuentra situada entre los 33º 16´ y 41º 2´ de latitud sur y los 56º 39' y 63º 23´ de longitud oeste del meridiano de Greenwich. El largo total de su perímetro es de 3.200 kilómetros, de los cuales 1.800 corresponden a las costas sobre el Atlántico y el Río de la Plata.

De los 12.736.080 habitantes que tiene la provincia de Buenos Aires, el 63% se agrupa en el llamado Gran Buenos Aires (unos 8 millones de personas), mientras que la ciudad de Buenos Aires reúne a más de 3 millones. Tal concentración humana influye (le manera decisiva en el conjunto de las actividades económicas de la Argentina. Esta constituida por un total 134 partidos.

 

 

 

RESEÑA HISTÓRICA

La historia de la Provincia comienza con la del país por la necesidad de "Abrir Puertas a la Tierra", según la expresión de la época, y que consistía en el establecimiento de un puerto y población vecinos al "mar" para ser utilizados como base de las comunicaciones con España. Las corrientes civilizadoras provenientes de Europa se expandieron a través del territorio descubierto incorporando al medio una cultura que coexistió y se fusionó en algunos casos con el influjo de la autóctona, que tuvo su expresión culminante en el Imperio de los Incas. Con esos aportes se constituyó el asiento de dos civilizaciones distintas: La Europea que entró por el Río de la Plata y la Indígena que, atravesando la Cordillera de los Andes, contribuyó a tomar el crisol de una nueva raza que sirvió de fundamento a nuestra nacionalidad.

Con ese proceso lento pero definitivo para la formación de la Nación Argentina mantuvo siempre gran preponderancia la región que en la actualidad ocupa la Provincia de Buenos Aires. Tanto por sus riquezas naturales cuanto por sus instituciones, logró una contextura política y económica que le permitió proyectarse en el tiempo hasta alcanzar su destacada y efectiva grandeza actual.

Entre los antecedentes históricos más remotos que de alguna forma u otra están relacionados con su origen merece destacarse el litigio entre España y Portugal - existente mucho antes del descubrimiento de América- por establecer la primacía de sus dominios sobre las Islas del Mar Océano. A las dos naciones les urgía concretar los derechos concedidos por las bulas pontificias, sobremanera a España a la que le interesaba reconocer las tierras de la región austral descubierta y encontrar un paso directo con las especierías orientales. Por los motivos expuestos se asegura que Juan Díaz de Solís había visitado el Río de la Plata en 1512 viaje mantenido en secreto para evitar suspicacias de Portugal, ya que la expedición oficial se preparó en 1515. La mala fortuna de Solís al caer abatido por los indios no frenó los planes castellanos. Luego del descubrimiento del Río de la Plata enviaron a Fernando de Magallanes, el cual halló el estrecho que hoy lleva su nombre y conecta el Atlántico con el Pacífico. Muerto Magallanes asumió el mando de las naves Sebastián El Cano quien al arribar a Sevilla dio la primera vuelta al mundo. El 2 de febrero de 1536 el primer adelantado del Río de la Plata, Don Pedro de Mendoza, fundó el puerto de Santa María del Buen Aire. Al poco tiempo de establecerse la nueva ciudad fue sitiada y asaltada por los indios Querandíes y en 1541 fue destruida por los propios españoles, que se trasladaron a Asunción. No obstante, en razón de su estratégica ubicación geográfica era el punto más adecuado a partir del cual se podía continuar la colonización hacia el sur del continente. Tan así es que Don Juan de Garay la funda por segunda vez el 11 de junio de 1580 denominándola Ciudad de la Santísima Trinidad del puerto de Santa María de los Buenos Aires, la que con el correr del tiempo se transformó primero en Capital de la Gobernación de su nombre y luego del Virreinato del Río de la Plata.

Posteriormente, el citado expedicionario emprendió una incursión por el interior, recorriendo en un lapso de dos meses las zonas del Tuyú, Tordillo y Kakel Huincul y llegó hasta el Cabo Corrientes, realizando reconocimientos en la región a la par que tomó contacto con los indígenas que observaban con asombró el avance de la colonización española sobre las tierras descubiertas. En esa oportunidad Juan de Garay repartió las tierras entre los expedicionarios que lo acompañaron, ubicando las estancias para cría de ganado con frente al Río de la Plata hasta Magdalena. En sus primeros tiempos la estancia denominada "Vaquería", fue sometida al r‚gimen de encomienda, sistema semejante al feudal de la Edad Media en Europa, implantado en estas tierras con el objeto de estimular la conquista. Los poseedores recibirían además de la tierra un cierto número de indios para que utilizaran en sus trabajos, con la obligación de instruirlos en la fe católica y darles trato humanitario. De esta forma la "la Vaquería" se constituyó en el centro de actividad agropecuaria de la provincia, la que paralelamente resultó el sector de mayor repercusión en la economía nacional. Asimismo se convirtió en Fortín, frente al siempre peligroso avance de las tribus indígenas que poblaban la casi totalidad del actual territorio provincial. Puede decirse que, desde la fundación de los primeros establecimientos bonaerenses en 1580 hasta el año 1776 el estanciero llevó una vida humilde, rutinaria y de constantes luchas. Es de señalar que, luego de varias décadas sin que se produjeran nuevas irrupciones en el interior bonaerense, llegaron los Padres Jesuitas a fundar reducciones acompañando a los hombres de armas, entre ellas se destacan la Concepción, sobre el Río Salado y Nuestra Señora del Volcán, en la Sierra de los Padres. A la vera de rutas abiertas desde Buenos Aires hasta ciudades importantes del Virreinato del Río de la Plata, fueron surgiendo poblaciones como las de Baradero (1616), Luján (1630), Quilmes (1666) y San Andrés de Giles. Con la instauración de la industria del Saladero y con el aprovechamiento de carnes para exportación, además de que las lanas argentinas comienzan a ganar fama en Europa, la estancia adquiere importancia.

La Revolución de Mayo abre interesantes perspectivas a la ganadería ya que los nuevos mercados enseñan al estanciero otros sistemas y gustos que muy pronto aplica a su establecimiento. La introducción en el país de otras razas de ganado y otras mejoras como el alambrado, configura una verdadera transformación de la vieja estancia.

El 16 de febrero 1820 la Provincia de Buenos Aires se constituyó en entidad política autónoma designándose a Manuel de Sarratea como su primer gobernador. La misma abarcaba el territorio de la intendencia de 1772, excluyendo la parte de Entre Ríos y Corrientes creadas en 1814 y la de Santa Fe separada en 1815; esto es comprendida desde la ciudad de Buenos Aires hasta los Andes por el oeste y hacia el sur hasta los territorios de la Patagonia, Tierra del Fuego y las Malvinas. La destrucción casi total de Dolores por parte de la indiada, en 1823, renovó la preocupación del gobierno frente al problema del indio y la frontera.

En ese entonces el General Martín Rodríguez, gobernador de Buenos Aires, hizo su campaña llegando hasta Bahía Blanca, después de fundar un fuerte que dio origen a la actual ciudad de Tandil. Esa campaña animó a muchos estancieros, entre ellos algunos nuevos a extender sus campos hacia el sur, consiguiendo grandes extensiones de tierras en enfiteusis, con opción a compra. Muchos ya conocían las bondades de aquellos campos altos de abundantes pastos cuando tuvieron que llevar sus ganados, durante las prolongadas sequías, hacia el sur. Así fue poblándose toda esa región sobre la costa del Océano Atlántico hasta el Río Quequén Grande y con un ancho de 70 u 80 leguas aproximadamente.

Por último, cabe agregar que en 1826, Buenos Aires fue declarada Capital de la Nación, siendo asiento de las autoridades nacionales y provinciales, con excepción del período en que ésta última se separó de las restantes, agrupadas en la Confederación Argentina con capital en Paraná .

El Municipio de la Ciudad de Buenos Aires fue declarado capital de la República en 1880, y siete años mas tarde la Provincia también cedió los partidos de Belgrano y Flores que pasaron a integrar el Distrito Federal. A su vez, en 1884 la Provincia perdió la parte asignada a La Pampa, Neuquén, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

Para dar término definitivo al problema de la capitalización de la República, era necesario dotar a la Provincia de Buenos Aires de una ciudad asiento de las autoridades y capital de la misma.

Esto le correspondió a Dardo Rocha, Gobernador, quien tomó posesión del mando el 1º de mayo de 1881. Bastante antes de esa fecha, Dardo Rocha tenía resuelto cual sería la nueva capital. Tendría que ser distinta de las demás ciudades. A los pocos días de hacerse cargo expidió un decreto designando una comisión que debía estudiar las probables localidades.

En el año 1882, 14 de marzo, Dardo Rocha eleva un mensaje a la Legislatura, acompañando un proyecto por el que se declaraba capital de la provincia al municipio de Ensenada: "El Poder Ejecutivo proceder a fundar inmediatamente una ciudad frente al puerto de Ensenada sobre los terrenos altos". El ejido de la nueva ciudad tendría seis leguas cuadradas.

El 1ºde mayo de 1882, Rocha promulgaba la Ley declarando capital de la Pcia. de Bs.As. al municipio de Ensenada y ordenaba la fundación de la ciudad que se denominaría "La Plata". La fundación tuvo lugar el 19 de noviembre de 1882.

División Política:
La Provincia está compuesta por 134 partidos o municipalidades, tiene su propia constitución y dicta sus propias leyes a través del sistema bicameral (con el acuerdo de las dos cámaras) promulgadas por el poder ejecutivo, por lo tanto es autónoma. Tuvo su primera Constitución en 1854, reformada en 1868. Una nueva Constitución se dictó en 1873, con reformas tratadas en la convención que sesionó entre 1862 y 1889. La Constitución Provincial vigente se remonta a 1934, con las reformas de 1994 y su preámbulo dice lo siguiente:

"Nos, los representantes del pueblo de la Provincia de Buenos Aires, reunidos por su voluntad y elección, con el objeto de constituir el mejor gobierno de todos y para todos, afianzar la justicia, consolidar la paz interna, proveer la seguridad común, promover el bienestar general y asegurar los beneficios de la libertad para el pueblo y para los demás hombres que quieran habitar su suelo, invocando a Dios, fuente de toda razón y justicia, ordenamos, decretamos y establecemos esta Constitución."
La misma se divide en cinco secciones:
1º- Declaraciones, Derechos y Garantías.
2º- Régimen Electoral
3º- Poder Legislativo
4º- Poder Ejecutivo
5º- Poder Judicial

ESCUDO DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Fue declarado Escudo Oficial de la Provincia de Buenos Aires el 19 de octubre de 1935, a través de la Ley 4351 y a partir del 1º de enero de 1936 por medio del Decreto Reglamentario nº813 de la misma Ley se dispuso que todas las dependencias de la administración pública usaran los sellos y cuños con dicho escudo.

Cuando en 1813 la asamblea creó el escudo que habría de sustituir en el uso oficial al español, Buenos Aires lo adoptó para sí. Simultáneamente tanto la Nación como la Provincia conservaron el escudo de la asamblea y en 1880 cuando la Ciudad de Buenos Aires se constituyó en la Capital de la República, la Provincia siguió utilizando el escudo de la asamblea. En 1935, se determinan para Buenos Aires los ornamentos clásicos del Escudo Nacional:

Un óvalo divido en dos campos; uno azul y uno blanco, en éste se estrechan dos manos derechas; que ambas sostienen una pica con un gorro frigio. Se diferencia del escudo nacional por tener un gajo de laurel a la izquierda y uno de olivo a la derecha, símbolos de la victoria y de la paz, unidos por debajo con una cinta celeste y blanca con flecos de oro.

BANDERA DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES

El sol como resplandor y el laurel como símbolo de la Gloria de la Provincia, se sustentan en la producción indicada en los dientes de una rueda o engranajes y en la espiga de trigo.

La línea del horizonte es roja, y sugiere el espíritu federal, el azul celeste superior representa el cielo y el verde inferior la pujanza del campo.

La bandera Bonaerense presenta una línea horizontal que divide la superficie total en dos gajos apaisados de dimensiones iguales.

En los dos planos lisos queda sugerida la inmensidad de nuestro cielo y nuestro suelo, separados por el infinito horizonte que está expresado en una línea roja, color característico del federalismo argentino.

La franja superior es azul celeste y representa el cielo, el agua del mar y los ríos bonaerenses, en tanto que el inferior es verde por la llanura, el amarillo que se abre hacia arriba, forma una cabeza de girasol, debajo de la línea del horizonte, con pétalos también amarillos con centro rojo. Las mitades del sol y el girasol que ocupan el núcleo central de la insignia están rodeados por un semicírculo de laureles verdes.
Creada por Ley 11997 el 12/08/97. Publicado el 26/09/97 en Boletín oficial 23446- Reg. Por decreto Nº3.991/97

Fue jurada el 14/11/97 en la Basílica de Luján.

Fuentes: http://www.todo-argentina.net/Geografia/provincias/Buenos_Aires/historia.htm y http://www.gba.gov.ar/ 

 

Mañana: PROVINCIA DE CATAMARCA

MAS "PROVINCIAS" DESDE NUESTROMENÚ PRINCIPAL