PRÁCTICAS MÁGICAS

Mal de ojo se le llama al daño que una persona puede ocasionar sobre otra con sólo mirarla, se dice que tiene mirada fuerte y lo hace sin mala intención. Esas personas pueden cortan el dulce de leche con sólo mirarlo mientras lo están haciendo.
Para librar a los niños del mal de ojo, es conveniente, colgar del cuello del pequeño algún amuleto que simbolice burla, como los cuernitos de coral.
Dicen quienes se encargan de curar el "quebranto" que a las personas "con mal de ojos" hay que distraerles la mirada y para ello el color rojo es lo indicado.

Mal de orina es el nombre que se da a la pérdida de sangre a través de la uretra. Para combatir esta enfermedad en una persona se cura con la tela que envuelve la panza del novillo. Ponen esta tela en agua de manzanilla, luego la extienden en una mesa y le espolvorean incienso, romero y manzanilla molida después, lo más caliente posible, le colocan al enfermo a manera de chiripá.
En otros lugares les dan un té de cáscara de melón.

Mal del clavo le llaman al fuerte dolor de cabeza, por la sensación dolorosa que se tiene, como si unos clavos hicieran presión sobre la frente o las sienes.
Para su curación, colocan en la frente del enfermo un preparado de siete porotos, siete semillas de algodón y siete semillas de naranja molidas, empapadas con leche de mujer. En otros lugares le colocan en la frente un parche de estiércol de gallina, el cual debe estar líquido, ser de un color amarillo y estar envuelto en un papel.
Otro procedimiento es el de poner en la frente del enfermo carne fresca, molida, o caminar para atrás asentando primero la punta de los dedos.
También suelen colocar en la frente del enfermo hojas de lima empapadas en aguardiente y sujetas por un trapo.
Algunos expresan que es un dolor agudo en los ojos que aparece al salir el sol. Para curarlo, cuando el sol está saliendo, introducen por tres veces, la cabeza del enfermo en agua fría; luego le pasan tres veces la mano mojada desde la cara a la cabeza, y luego le tapan la misma con un trapo y se dirigen al sol diciéndole: "sacale este clavo".

Verrugas: Existen varias creencias para curarlas. Una de ellas afirma que se irá si se dice: Allá van dos encima de uno; pasá verruga, para el pie de alguno.
Para curar las verrugas, en algunos lugares, se toma una piedra de sal por cada verruga y se hace una cruz sobre cada una de ellas. Se envuelven en un papel con una moneda todas las piedras de sal que correspondieron a las verrugas y se tira en el cruce de una calle sin mirar para atrás y se dice:
Verruguitas traigo
Verruguitas vendo
aquí las dejo
y salgo corriendo.

También acostumbran a atar en un pañuelo tantos granos de maíz como verrugas tenga, arrojándolo después en una cueva de vizcacha, regresando al rancho sin mirar hacia atrás.

Sabañones para curarlos se recomienda, bien de madrugada, tras alguna helada blanca, meter pies y manos en la escarcha y dejarlos un ratito.

Quebrar el empacho uno de los procedimientos consiste en aplicar sobre el estómago del enfermo, dos pichones de paloma recien muertos cuya sangre se derrama sobre el órgano mientras se recitan ciertas palabras.
También se cura el empacho con agua del rescoldo puesta al sereno, o aplicando sobre el estómago un parche hecho con pequeños rollos de masa remojados en vino.

Fuente: http://www.soygaucho.com/espanol/creencias/practicasmagicas.html  

Fotografías: http://www.otrasfronteras.com/imagenes/curiosidades/maldeojo.jpg y http://www.amorysuerte.com/modules/catalog/images/higa.jpg