El poder económico de los insectos
Ahorran 57,000 millones de dólares al año
Por Glenys Alvarez / El Caribe
 

Abejorros. Seis han desaparecido en Estados Unidos, en nuestro país ya no se ven mariposas como antes.





Plagas. Hay insectos que se ganan la vida comiéndose las plagas.


 
Dos científicos del medio ambiente decidieron buscar una forma real de defender esas millones de especies que pueblan el planeta y que, por lo general, gozan de mala reputación a la hora de preservarlos.
 
Es difícil defender la causa de las moscas cuando una docena amenaza con deleitarse con el postre antes que usted le dé el primer bocado, o distinguir los beneficios de los mosquitos cuando centenares se adhieren a su piel con muy malas intenciones.
 
Sin embargo, dos ambientalistas estadounidenses se han pasado más de dos años buscando una forma de defender a los insectos frente a políticos y oficialistas que no comprenden de entrada la importancia generalizada de los amigos invertebrados.

“No podemos venir con el mismo estribillo de siempre porque la canción ya está manida, eso de salvar ecosistemas en el mundo actual hay que presentarlo con proyectos económicos, es el idioma que se entiende entre el capitalismo y la política moderna. Si hablas de miles de millones, entonces te pondrán atención”, explicó Mace Vaughan, de la Sociedad Xerces para la Conservación de los Invertebrados en Pórtland, Oregón, y uno de los autores del informe que fue publicado en el diario científico Biociencia.

Y miles de millones de dólares han sido encontrados por estos profesionales en el gran negocio de los insectos. Más aún, ni siquiera incluyeron todas las empresas que se benefician indirectamente con los invertebrados porque en sus análisis sólo incluyeron los procesos donde las ganancias pueden ser atribuidas directamente a los insectos.

“Si le preguntas a una ecologista sobre la importancia de los insectos, la respuesta será larga y repleta de procesos, hábitats y ecosistemas tan importantes para el planeta que sin ellos ni siquiera la presencia del ser humano fuera posible. Pero cuando hablas con los políticos y los grandes empresarios que manejan la economía del país entonces tienes que hablar de dinero, dólares y centavos, sólo así puede una especie ganarse la salvación”, expresó John Losey de la Universidad Cornell en Ithaca, Nueva York.

“Es necesario recordar que la cifra final es tan sólo un estimado. Por lo tanto, es mucho más que esa cifra, mucho más”, añadió Vaughan.

Los científicos indagaron cifras en cuatro gigantescos procesos: primero, el reciclaje del estiércol; segundo, el control de plagas en la agricultura; tercero en la polinización de frutas y vegetales y por último, como nutrición para importantes animales.
 
“Al incluir estos cuatro procesos encontramos que Estados Unidos se ahorra 57,000 millones de dólares usando insectos”.
 
Amigos de las vacas
 
Existen en el mundo más escarabajos que partidos políticos, lo que ya es mucho. Sin embargo, a veces nos fijamos en las distintas formas de estos invertebrados y no imaginamos el trabajo que realizan junto a los ganaderos, ahorrándoles unos 380 millones de dólares anualmente.
 
El mejor amigo de los ganaderos es, entonces, el escarabajo rinoceronte o pelotero. Este pequeño insecto evita que las moscas parasíticas se instalen en las vacas y causen horrendas infecciones en el animal.
 
“La mayoría no se entera de la importancia hasta que ya es muy tarde, creemos que son tan numerosos que no hace falta protegerlos, sin embargo, sólo en Estados Unidos seis abejorros de miel han desaparecido y representan una gran pérdida para la industria de la miel”, dijo Losey.
 
Las plantas y los insectos

Agricultura

Cada año, los agricultores estadounidenses se ahorran unos 4,500 millones de dólares gracias a los insectos devoradores de plagas. Ni hablar de que el simple hecho de que existan plagas crea todo un negocio de fertilizantes que no son ajenos a nuestro país.
 
Los insectos que se comen las pestes son más políticamente correctos que los fertilizantes, además de ahorrar dinero en la agricultura, no dejan sustancias nocivas en las plantas enfermas. Además, 3,000 millones de dólares más se ahorran al usarlos como polinizadores.
Fuente: www.elcaribecdn.com

Gracias por este material a la Dra Mónica De Luca