Historia  del  origende  los  Tobas

El hombre de antaño:

Decían que cuando recién comenzó a existir la tierra, había algunas personas, pero eran muy poquitas, y no había ninguna mujer. Solamente había hombres, pero no eran seres humanos como nosotros porque no habían nacido de mujeres.
Y muchos de ellos tenían alas y plumas.
Por eso aquellos hombres para poder reproducirse, inventaron una idea.
Dijeron: Vamos a usar calabazas secas. Entonces tomaban calabazas secas (como las que usamos para tomar el mate) y depositaban en ellas los reproductores y las tapaban muy bien con cera que sacaban de los panales de avispas. Pero cuando llegaba el nacimiento de las criaturas, ellas querían alimentarse y comenzaban a chupar la tierra porque no tenían leche para mamar y luego se morían por alimentarse solamente de tierra.

 

Aparecen las mujeres:

En aquellos tiempos, esos hombres iba mucho al río, a pescar para comer. Después se volvían a sus casas y comenzaban a prepararse la comida. Y comían cosas crudas, pues no había fuego tampoco.
Y hubo un día en que fueron a pescar. Y dejaron a uno de ellos para cuidar la comida que tenían en sus casas. Y cuando ya estuvieron lejos el que dejaron de casero escucho risas y percibió que las risas venían unas cuantas mujeres. Y cuando ya estuvieron lejos el que dejaron de casero escucho risas y percibió que las risas venían de lo alto. Entonces levanto la mirada y vio que venían unas cuantas mujeres. Y cuando el se fue hacia ellas, queriendo enfrentarlas, ellas lo golpearon en la boca con un pedazo de braza y el no pudo hablar más. Entonces ellas le robaron la comida y se fueron de nuevo para arribar.
Y ese hombre que fue dejado como casero era un Loro.
Y paso mucho tiempo hasta que regresaron los otros hombres, sus compañeros.
Ellos venían muy cargados de peces. Y delante de ellos venían uno llamado el Zorro Sagaz, todo enrojecido por la sangre de una presa, y caminaba delante de ellos.
Y cuando llegaron a sus casas comenzaron a prepararse su comida.
Y en ese momento vieron que les habían robado la comida que dejaron antes.
Entonces le preguntaron el Loro:
- ¿ De donde venían los que robaron la comida?
Entonces el loro indico con la mano hacia el cielo, porque el no podía hablar, porque su boca había sido golpeada con un tizón de fuego.
Y al otro día esos hombres se fueron a pescar de nuevo. Y esta vez lo dejaron de casero a uno llamado Aguila, que era un águila chiflón y que chiflaba de esta manera: “Viuf, viuf”. Y si alguien venia, el Aguila iba a chiflarles y les iba a avisar. Y el Aguila acepto con gusto:
- Si yo me quedare.

Vuelven las mujeres:

Y cuando sus compañeros se habían alejado, el Aguila se escondió.
Y poco después escucho que venían las mujeres bajando del cielo.
Y mientras venían se reían todo el tiempo. Por eso el Aguila las oía. Entonces el se dijo dentro suyo:
- Son algunas mujeres. Ellas son las que vinieron antes.
Y las mujeres cada vez mas se acercaban a la tierra bajando en una soga desde el cielo y cada vez que bajaban un poco mas les salía un resplandor que iluminaba el lugar. Y cuando la soga toco la tierra, ese hombre llamado Aguila quedo enceguecido, y las mujeres le hecharon brazas encima y el pego un salto para escaparse, pero ya había sido quemado. Y ellas volvieron a robarles la comida que guardaban en las casas.

Captura de las mujeres:

Mas tarde volvieron los otros hombres aquellos, y el Aguila les explico lo sucedido, diciéndoles:
- Quienes están robando nuestra comida son mujeres que venían del cielo bajando en una soga, pero cuando la soga toco la tierra salió un resplandor que enceguecio mi vista y yo me quede ciego. Y yo digo que solamente el compañero Chiiquí (el Carancho) si él planea atraparlas, tal vez pueda saber la manera de hacerlo.
Entonces el Carancho dijo:
- Sí, sí. Mañana voy a hacer mi plan, cuando ellas aparezcan. Porque primero tengo que verlas y saber bien de donde provienen. Y entonces voy a saber como atraparlas.
Entonces aquel que es llamado Chiiquí (el Carancho) fue propuesto para casero, y acepto con gusto.
Y dejaron convenida una señal. Si él las estaba capturando, tenia que chiflar “Viuf, viuf”. Y en caso de que no pudiese contra ellas, tendría que escaparse.
Al otro día ellos se fueron otra vez a pescar. Y cuando ya se habían alejado bastante, el Chiiquí escucho que venían ( porque se reían constantemente: ja, Ja, ja, ja, ja ). Y cuando estuvieron cerca de la tierra, el Chiiquí se dijo dentro suyo:
- Ellas son poderosas. Pero yo también soy poderoso, como ellas.

Y las miraba para arriba.
Y con toda rapidez voló hacia el cielo, y cuando ya estuvo en medio del cielo, agarro la soga y la corto.
Entonces las que estaban abajo de la soga cortada se cayeron y las que estaban arriba del corte se escaparon, volviéndose hacia el cielo.
Y algunas de las que cayeron quedaron enterradas bajo el suelo y otras quedaron en la superficie. Entonces, aquel llamado Chiiquí con toda rapidez se fue hacia donde se hallaban los otros, que estaban pescando, y dio unos fuertes chiflidos “Viuf, viuf”( que era la señal convenida). Y entonces los otros se dijeron:
- Rápido, vamos para allá, seguro que Don Chiiquí las capturando.
Entonces el que era el jefe, el más grande en estatura, llamado Tuyango, se fue adelante. Toda su ropa era roja. Pero el Zorro Sagaz corrió más rápido que el Tuyando, y llego primero que todos ellos que tenían alas ( únicamente el Zorro Sagaz no tenia alas ni plumas).
El zorro observo hacia todos lados y vio una mujer, la más bonita de todas, y se apodero de ella y la metió dentro de su casa y sin perder tiempo la cubrió con su cuerpo y copulo.

Las Mujeres eran caníbales:

Pero la mujer le corto su miembro reproductor y se lo comió con la vulva y el zorro Sagaz salió corriendo de su casa, mostrándose muy dolorido y los otros le preguntaron:
- ¿ Que le paso, que le paso?
Y él respondió:
- No tengo mas, no tengo mas el miembro viril, es como si ella tuviese dientes en la vulva que me arrancaron el miembro. Ahora no lo tengo más.
Así fue accidentado el Zorro Sagaz, y los otros le decían:
- ¿ acaso no puede resolver su problema? Cuando usted se propone realizar alguna cosa no le cuesta nada hacerlo.
Entonces él dijo:
- Voy a buscar la manera de arreglarlo.
Y entonces se fue a caminando por adentro de un monte hasta que encontró un árbol Garabato, y le saco una ramita, y la limpio muy bien, y luego se la injerto en el lugar del miembro que había perdido. Por eso hasta el día de hoy se puede notar que los zorros tienen una cicatriz por causa de ese defecto.

Se forman parejas:

Después del Zorro Sagaz todos agarraron para si mujeres y el que no tubo la suerte de encontrar esposa fue el quirquincho, porque no hubo suficientes mujeres.
Pero el Quirquincho siguió escarbando la tierra, porque hubo mujeres que al caerse del cielo quedaron enterradas, y siguió hasta que le araño el ojo a una y la dejo tuerta, pero él la desenterró igual y la tomo por esposa y no le importo que ella se quedo tuerta, al contrario el estaba muy contento y la palmeaba a su mujer.
Y aquel de ellos llamado Chiiquí, viendo lo que hacía tomo la palabra para aconsejarles, diciendo:
- Que ninguno de ustedes se atreva a dormir junto con nuestras mujeres, para que no les pase como al Zorro Sagaz. Esperen compañeros mientras yo voy a tratar de encontrara la manera de solucionar esto.
Entonces todos le dijeron:
- ¡ urgente!!!!! Hay que encontrar la forma de solucionar este problema.
Al otro día temprano, Chiiquí voló hacia el cielo y allí arriba chiflo tres veces “viuf, viuf, viuf”. Y enseguida vino una mosca muy grande y le pregunto:

Los hombres Obtienen el fuego y pacifican a las mujeres:

- ¿ Que estas deseando, Don Chiiquí?
- Yo estoy deseando que venga un viento fuerte y frío con lluvia, porque tengo un asunto muy importante que quiero resolver.
Entonces la mosca le dijo:
- Sí, como no.
Y enseguida la mosca se fue con mucha velocidad y al ratito que se fue, vino un viento fuerte y frío, que hacia temblar a las mujeres aunque ellas eran robustas.
Y antes que ellas reaccionasen, Chiiquí les quito el fuego que llevaban y así las domino.
Entonces Chiiquí preparo una fogata y las mujeres temblando de frío rodearon las llamas y comenzaron a cocinar pescados, asándolos, y se alimentaban comiandolos a través de la boca y la vagina.
Y aquel de ellos, llamado Chiiquí, que había planificado lo ocurrido, tenían en sus manos una piedra y las observaba y apenas comenzaron a comer le tiro una piedra contra la vagina a una de ellas para romperle todos los dientes, que eran como los dientes de una Palometa, y después hizo lo mismo con las demás. En ese momento las mujeres quedaron normales y desde entonces aquellos hombres comenzaron a reproducirse a través de las mujeres.
Pero el zorro sagaz les hablo de nuevo:
- Hermanos, debemos cambiar nuestra forma, por eso tienen que sacarse sus alas y sus plumas.
Pero el jefe Tuyango, de plumas rojas, que le venían teniendo rencor, al Zorro, Dijo:
- No no podemos sacarnos nuestras alas, ¿ Por qué tenemos que hacerlo?
- Cuando nos hizo el que nos creo, nos hizo con alas. Si nos sacamos nuestras alas y plumas vamos a ser muy chicos, en cambio usted Zorro Sagaz, ya esta preparado para caminar sobre el suelo, así que usted ya esta habituado a esa forma.
- Bueno, bueno, yo decía nomás. Así que sigan adelante con los preparativos ( contesto el zorro Sagaz, que tenia envidia de las plumas y las alas y quería volar)

Hogar

Y volvió a hablarles el Zorro:
- Hermanos míos, yo sé. Todos vamos a tener hijos, por eso tenemos que tratar de quedarnos en un lugar estable para siempre.
- Y al otro día se reunieron aquellos hombres para conversar de lo que dijo el Zorro Sagaz y empezaron a hacer su casa, porque cada uno tenia una mujer, y eran muy felices.
Y aunque aquellos hombres no cambiaron la forma de sus cuerpos, continuaron cambiando su forma de vivir, porque se olvidaron de la idea de usar calabazas, con las cuales habían intentado hacer la reproducción, pero habían fallado, porque cada criatura que nacía adentro de una calabaza se moría enseguida porque para alimentarse succionaba tierra. Y otros hombres empezaron a crecer, y estos eran realmente seres humanos, porque eran mujeres las que los concebían. Mucho tiempo después eran numerosos los hombres concebidos por las mujeres, que los alimentaban haciéndoles succionar leche de sus senos.

Chiiquí ( don Carancho) es famoso y de confianza.

Y dijo don Chiiquí un día:
- Hermanos míos, les aconsejo que guarden bien el fuego porque es muy escaso.
Porque el fuego fue triado por aquellas mujeres cuando recién llegaron y les fue quitado, y era el mismo Chiiquí el que cambio el curso de la vida de aquellos hombres. Por eso cuando había alguna noticia de alguna mujer u hombre caníbal, él buscaba la mamera de eliminarlo, así  que él era el que eliminaba a cualquiera que se transformaba en monstruo. Porque  aquel Chiiquí era muy poderoso y siempre lucia su poncho de colores. Por eso cuando la gente veía que Don Chiiquí estaba llegando tenia confianza en él, porque él era quien los protegía en su campo donde habitaban. Y las personas que transgredían algunas reglas eran las que se volvían monstruos y llegaban a comer carne cruda y hacían otras cosas peores.
Así paso con algunas mujeres que estaban menstruando y comieron comida que les estaban prohibidas para las épocas de su regla menstrual en la historia de los tobas.

Fuente: http://personales.com/argentina/parana/leyendas/