Las Momias Del Llullaillaco

A mediados del mes de marzo de 1999, fueron encontradas tres momias pertenecientes a niños en el volcán Llullaillaco, de Salta, a un metro y medio de profundidad. A 6700 metros de altura, una expedición de la National Geographic , a cargo del arqueólogo John Reinhard, halló estas momias que al igual que "Juanita", encontrada en Perú en 1995, habrían muerto en un ritual inca y luego congeladas inmediatamente después. 

La Unesco podría nombrarlas Patrimonio de la Humanidad. La número 1 pertenece a una niña de aproximadamente 14 años, la número 2 un niño de entre ocho y nueve; en cuanto a la número 3, la más chica, en vida fue una pequeña de ocho años. Los cuerpos tienen aproximadamente 500 años de antigüedad y se encuentran en tan buen grado de conservación que todavía mantienen sangre en sus corazones y pulmones, y sus órganos intactos. 

Una de las integrantes de la expedición es Constanza Ceruti, arqueóloga becaria por el CONICET desde diciembre de 1998. Ella ya había realizado tareas de exploración y relevamiento en la zona durante 1997 y 1998, bajo la dirección del doctor Juan Schobinger. Al momento del hallazgo se encontraban el jefe de la misión, John Reinhard, Constanza Ceruti y grupo de arqueólogos peruanos. La Universidad Católica de Salta, está montando un laboratorio para continuar con los estudios de las momias encontradas, a fin de analizar el período en el cual vivieron, clase social, y costumbres, la religión y adoración de montañas sagradas durante la época del imperio Inca, a fin de colaborar con la recomposición de la civilización incaica. 

Para Ceruti, es fundamental la tarea del doctor Schobinger, ya que es el único en la zona que trabaja sobre momias congeladas. También se prevé la creación de un museo para su exhibición, y en cuanto a los nombres tienen pensado organizar un concurso para que los chicos los elijan. Mientras, el grupo continuará con tareas de relevamiento y exploración durante el invierno, para que cuando comience el clima más benigno, puedan realizar nuevas excavaciones, teniendo en cuenta plataformas con características similares a la encontrada en Llullaillaco, que permitan inferir la existencia de entierros incas.

Fuente: http://www.oni.escuelas.edu.ar/