La pulpería 
Casa de negocio del antiguo campo argentino que vendía todas aquellas cosas que los pobladores podían necesitar: telas, comestibles, remedios, ropas, artículos de talabartería y los vicios, como tabaco, papel para armar cigarrillos, yerba, caña, vino, etc.
Allí se reunían a beber y conversar los gauchos de los alrededores y los forasteros de viaje; el pulpero atendía detrás de una reja de hierro o madera, que le servía de protección contra los borrachos y los asaltos, cosa frecuente en aquellos tiempos en el dinero escaseaba.
Había siempre allí una o dos guitarras para que los cantores se lucieran; también allí se daban y recibían toda clase de noticias, se jugaba a los naipes, dados, taba, y, en sus adyacencias, se realizaban riñas de gallos y carreras cuadreras.
El distintivo de las pulperías era un banderín blanco colocado en lo alto, que se veía desde lejos. En los casos en que se vendía carne (cuando ya la propiedad fue un hecho efectivo en la pampa), dicho banderín era colorado.

 

Fuente: http://www.elfolkloreargentino.com/ 
Ilustración: http://www.pasqualinonet.com.ar/Buenos_Aires_Pulperia.jpg