LA MÁQUINA DE ESCRIBIR

 

Enel siglo XIX ya se había expandido el trabajo en oficinas y el uso dedependientes y tenedores de libros en escritorios. Todos los documentos eranrealizados en forma manuscrita, por lo que cierta correspondencia en cadena,para muchos destinatarios era tarea lenta y tediosa, e insumía muchísimotiempo al escribiente.

Pero hacía falta mucho máspara seguir creciendo en el mundo de los negocios.

Hubo una media centena deinventores que trataban de lograr en distintos lugares del mundo, durante lossiglos XVIII y XIX, una forma de escritura mecánica, pero todos los ensayosfracasaron.

Si bien se suponía que existíauna patente inglesa de 1714 de una máquina de transcribir e imprimir cartas,realmente el primer proyecto conocido de máquina de escribir fue el "címbaloescribiente" de Giuseppe Ravizza, de 1837 y patentado en 1856.

En 1865 apareció el hemisferioescribiente del noruego Malling Hansen; y en 1866 la máquina del tirolés PeterMitterhofer.

 En el año 1874 se introduce en eltrabajo de oficinas, la máquina de escribir Remington con el llamado tecladoQWERTY , que fue diseñado por el tipógrafo estadounidense Lathan Scholes en1873 (quien previamente había inventado una máquina para imprimir los númerosy a partir de allí desarrolla su modelo, logró realizar unos treintadiferentes ejemplares, pero fallaba la parte mecánica, aspecto que solucionóla fábrica Remington al adquirir los derechos), y que tenía distanciadas entresí las letras más usadas en el idioma inglés para dar mayor rapidez al dactilógrafo.El retorno del carro hacía subir el papel hasta la siguiente línea.

Posteriormente, avanzado el siglo XX fueronevolucionando, hasta la máquina de escribir eléctrica con memoria artificial.La aparición de la fotocopiadora, el grabador, el fax, la computadora, fueronsimplificando y acelerando cada vez más este tipo de tareas.

La máquina de escribir, a partir de 1874 seprodujo industrialmente, y su fácil manejo permitió la entrada de la mujer altrabajo de oficina. En el mundo moderno logró ser un factor liberador de lamujer de clase proletaria y media, haciendo que obtuviera cierta independenciafamiliar y económica. Ofreció una fuente de recursos y a la vez contribuyó más a la independencia personal que las campañas de igualdad de derechos sociales.Aunque llevó a la vez un tiempo, casi en los albores del siglo XX, para que sevieran oficinas pobladas de empleadas oficinistas mujeres.

Constituyó uno de los instrumentos más útilese indispensables en la oficina moderna del siglo XX, hasta la última década enque fue totalmente desplazada por la computadora.

 

     Materialdesarrollado, compilado y revisado por la educadora  Nidia Cobiella (NidiaCobiella@Educar.Org)

Fuente: http://www.educar.org/inventos/