Historia de la Ciudad de Mendoza

Una expedición proveniente de Chile y enviada por el gobernador García Hurtado de Mendoza y al mando de Pedro del Castillo fundó en el 2 de marzo de 1561 la ciudad de Mendoza del Nuevo Valle de La Rioja. Días después, la misma comitiva designó al Cabildo, quedando establecida la primera población española en tierra Huarpe.
Cuando el gobierno chileno dispone la fundación de Mendoza, lo hace con la intención de tomar efectiva posesión del territorio cuyano y lograr así una comunicación más directa con Tucumán; a pesar de lo cual, Mendoza surge a la vida histórica por otras causas, como son la búsqueda de oro y el hecho de ser un hito fundamental en la ruta que une los dos océanos (Pacífico y Atlántico).


 Museo del Área Fundacional
 


 Ruinas de San Francisco
 

Poco tiempo permanece Castillo en esta Ciudad debido a que en setiembre de ese mismo año, García Hurtado de Mendoza se aleja del cargo de Gobernador, lo que repercute en Cuyo. Villagra el sucesor de García Hurtado de Mendoza, envió una expedición a cargo de Juan Jufré rumbo de Cuyo. El 28 de marzo de 1562 por considerar que “el asiento y sitio que Pedro del Castillo tenía señalado... no estaba en parte competente... halló otro mejor asiento... a dos tiros de arcabuz poco más o menos y alzó con sus manos un árbol gordo por rollo y picota y árbol de justicia... y dio por nombre Ciudad de la Resurrección, provincia de Huarpes”.

En los actos cumplidos por Jufré se ve la intención de borrar la fundación realizada por Castillo y anular los hechos de ésta. Mucho se ha discutido sobre cuál fue la verdadera fundación de Mendoza, pero la existencia del cabildo designado por Pedro del Castillo, ante el cual Jufré presenta sus poderes y obtiene reconocimiento de sus títulos, dan por finalizado el debate. Esta prueba es más que decisiva para fijar el origen de Mendoza en aquella ciudad que del Castillo erigiera en 1561 y cuyo nombre desafió al tiempo y a las intenciones de Jufré.
 


 Cementerio de la Capital


 Museo del Área Fundacional

El Virreinato: cambio de jurisdicción
En 1776, el área cuyana dejó de depender de Chile y pasó a integrar el Virreinato del Río de la Plata. Si políticamente habían pasado los tiempos de la conquista y la colonización, económicamente aún se iba a depender por un tiempo de Chile ya que en la inmensidad continental, sin caminos, era poco menos que imposible establecer relaciones logísticas estables.

El pronunciamiento de Mayo de 1810 fue conocido en la plaza principal el 13 de junio. Las connotaciones del nuevo tipo de vida, en realidad se percibieron con toda su intensidad cuando en 1814 el General San Martín tomó a su cargo la Gobernación de la Intendencia de Cuyo, con sede en Mendoza.
La formación del Ejército de los Andes representa la máxima epopeya gestada desde Mendoza, sede de la integración de las fuerzas; la ciudad y sus alrededores comprometieron sus mejores esfuerzos en recursos y en vidas para la puesta en marcha, en enero de 1817, del Ejército Libertador.


 Paseo Alameda

Trescientos años después de la fundación de Mendoza, en 1861, un terremoto azotó la precaria ciudad y una tercera parte de los habitantes y la totalidad de la edificación quedaron destruidos, trasladándose su centro y plaza principal hasta lo que hoy se conoce como Plaza Independencia.
Esta es también, la razón por la cual Mendoza, madre de ciudades en este sector del país, con más de cuatro siglos de vida pujante carezca de edificación de tipo colonial.

Ya a finales del siglo XIX y principios del XX, el ingreso al país de numerosos inmigrantes permitió variados aportes a la ciudad, que poco a poco se fue perfilando como la gran urbe que es hoy.

Fuente: http://www.ciudaddemendoza.gov.ar/www/laciudadhistoria.html