Filatelia argentina
La cultura y la historia de un país se pueden observar a través de los sellos postales: son como pequeños embajadores que viajan todos los días alrededor del mundo.

La emisión del primer sello postal se enmarca dentro de una profunda reforma del servicio de correos británico emprendida por Rowland Hill hacia 1840. Hasta ese momento, el envío de la correspondencia lo pagaba el destinatario en función de los kilómetros recorridos. Pero sucedía a diario que el destinatario no quisiera abonar el importe, por lo cual la empresa de correos no podía cobrar su servicio. Hill propuso que el envío lo pagara el remitente según una tarifa uniforme en función del peso. El sello postal es el comprobante de que el envío ha sido pagado. Casi inmediatamente, surge la filatelia como el arte de coleccionarlos. Los correos dieron cuenta de esta actividad realizando sellos postales cada vez más atractivos e interesantes.

En 1856, la provincia de Corrientes fue la primera en emitir sellos postales argentinos. Estaban ilustrados con el perfil de Ceres, la diosa de la agricultura. En 1862 aparecen las estampillas llamadas “escuditos”, que contenían el nombre definitivo de nuestro país.

Siguió luego una serie de sellos de excelente elaboración, grabados en acero para reemplazar el cobre que se utilizaba hasta ese momento. Las planchas de impresión procedían de Francia e Inglaterra, así como la imprenta, las tintas y la perforadora. La viñeta mostraba la efigie del primer presidente argentino, Bernardino Rivadavia.

Para el 12 de octubre de 1892, aniversario del cuarto centenario del descubrimiento de América, se realizó uno de los primeros sellos postales conmemorativos. Comienza así su utilización como una manera de evocar determinados sucesos históricos, culturales y científicos, mostrando al mundo aspectos destacados del país.

A cada emisión la antecede una exhaustiva investigación de la temática mediante la consulta a expertos, instituciones u organismos competentes que avalan la información y la veracidad de lo que reflejan el sello postal y el volante filatélico que lo acompaña.

Un constante progreso

En la actualidad, el método de impresión utilizado se denomina “offset”. Es un sistema de impresión indirecta, ya que el diseño se graba en una chapa que entinta un caucho y éste imprime sobre el papel. Las tintas habituales son cian, magenta, amarillo y negro, con las cuales se compone todo el espectro de colores del diseño. Se utiliza un papel engomado especialmente tratado (llamado “tropicalizado”). Los perforados se realizan con peines fijos. Cada peine tiene una medida que dará el formato final al sello postal.

El área de diseño de Filatelia del Correo Oficial cuenta con un equipo de diseñadores, ilustradores y fotógrafos especializados. De acuerdo con la temática, se desarrollan los diferentes diseños y se proponen las innovaciones técnicas pertinentes, como tintas especiales, lacas sectorizadas, formatos, cuños, y hasta novedosas presentaciones.

La calidad en diseño e impresión y la notable originalidad han colocado a la filatelia argentina entre las primeras de Latinoamérica; también ganó relevancia en el resto del mundo. Prueba de ello la dan las distinciones recibidas, entre las cuales se destacan:
• Premio al Mejor Sello Postal de América con la serie “Vitivinicultura”, otorgado por la revista Timbres Magazine (año 2000).
• 5º premio en la 7th Stamp World Cup, emisión Bélgica 2001 Exposición Mundial de Filatelia, otorgado por Timbropresse, Francia.
• 4º premio en la 8th Stamp World Cup, emisión “Paisajes de la Argentina - Faro San Jorge”, otorgado por Timbropresse, Francia (2003).
• Premio Asiago al Mejor Sello Postal del Mundo categoría medio ambiente. Emisión “América UPAEP”. Este diseño contaba con un cuño que agujereaba la estampilla (año 2005).
• 2º premio Yehudi Menuhin al Mejor Sello Postal dedicado a temas musicales, con la emisión conjunta “150 años de relaciones bilaterales con Tailandia”, otorgado por el Motiv Groupe (2006).
• Premio al Mejor Diseño con la emisión “150 años del primer sello postal argentino”, otorgado por el Comité Chino del Certamen Anual de Estampillas Extranjeras (2008).

Fuente: argentina.ar