Fernando Fader  (1882-1935)
  
 

Fernando Fader 

Nace en Burdeos -Francia- un 11 de abril de 1882; se educa en Francia y Alemania pero es un pintor argentino. Fernando Fader, hijo del ingeniero alemán Carlos Fader y de la vizcondesa francesa Celia de Bonneval, es, en su persona y en su obra un arquetipo de argentino. Porque eligió serlo y porque desde una base técnica definidamente alemana, lograda con tesón y obstinación, produce un arte único en su tiempo dedicado a "su" país. La familia vivía en Mendoza y en alguna entrevista Fader manifestó que era mendocino, lo cual ha llevado a muchos historiadores al error.
Carlos Fader, su padre, era un importante empresario energético en Mendoza, su compañía proveía de luz a la ciudad, había iniciado la construcción de la primera usina hidroeléctrica de nuestro país, y había consolidado una importante fortuna a partir de astilleros navales en Buenos Aires, la exploración de petróleo en Mendoza, y la creación de la primera usina de gas además de la construcción del primer oleoducto de Sudamérica. Al ver que la vocación de su hijo no estaba definida, su padre le propone un año de viaje por Europa. Al cabo de ese lapso Fernando le manifiesta su intención de cursar dibujo y pintura en Munich en el Real Instituto de Artes y Ciencias, que era el más renombrado de Alemania y cursa con el maestro Henrich Von Zügel. 

Luego de ser rechazado en un primer intento de ingreso y de tres meses de "obstinada insistencia" logra ser aceptado. Al cabo de cuatro años culmina sus estudios con altas notas y un Primer Premio consagratorio. Vuelve a Mendoza en septiembre de 1904 con 22 años, instalando su taller en la casa paterna, donde realiza su primera exposición. Al año siguiente funda una academia de pintura y don Emiliano Guiñazú le encarga decorar con pinturas murales su residencia veraniega en Luján de Cuyo, es ahí donde conoce a Adela Guiñazú con quien se casaría dos años después.

MENDOZA
Su segunda exposición fue el 12 de octubre de 1905 en los salones de la Casa España, de Mendoza, donde sentó 70 obras realizadas en la provincia y en Europa. El 27 de noviembre inaugura en el Salón Costa de Buenos Aires otra exposición, donde la crítica unánimemente lo destaca. Al año siguiente vuelve a exponer. Realiza dos exposiciones en Galería Witcomb y participa en la fundación del Grupo Nexus junto con Pío Collivadino, Cesáreo Bernaldo de Quirós, Justo Lynch, Carlos Ripamonte, Alberto M. Rossi y el escultor Arturo Dresco. Ellos procuraban una acción conjunta para difundir el arte nacional, y con la creación del Salón Nacional en 1911, se disolvió el grupo con la satisfacción de haber sido escuchados y de haber logrado entre otras cosas la creación de la Academia de Bellas Artes y del Salón Anual de Exposiciones.
Su padre falleció en 1905 y curiosamente sus hermanos deciden que sea él quien se ocupe de las empresas familiares. Pese al apoyo de la comunidad mendocina, la falta de capital y una enorme crecida del río Mendoza que arrasa con las instalaciones inconclusas, hacen que los Fader vaya a convocatoria de acreedores y terminen despojados de todos sus bienes y cubiertos de deudas, incluso algunas pinturas de Fader fueron embargadas y rematadas, y los bienes de su mujer también fueron liquidados.

En la mina de Petroleo

Capilla de Ischilín

  

 

 

 

 

El Arado

  

LA VUELTA A LA PINTURA (1914-1916)
Fader se instala en Buenos Aires en 1914 y vuelve a la pintura luego de casi seis años se presenta en el Salón Nacional de 1914 y obtiene el Primer Premio con "Los mantones de Manila", envía nuevamente al año siguiente y luego suspende los envíos por discrepancias con la Comisión Nacional de Bellas Artes.Se organiza una exposición en Montevideo, Uruguay, en la "Casa Corralejo", pero el éxito no lo acompaña, tan solo se vendió una obra y se convertiría, pese a los esfuerzos y deseos, en la única exposición individual que hizo en el exterior.
Müller se afirmaba como el galerista más importante, y en 1918 realizó las exposiciones individuales de Jorge Bermúdez, Cesáreo Bernaldo de Quirós y de Fernando Fader, quien en esta muestra incorpora la figura, integrándola maravillosamente con el paisaje. Fader quería tener su propia casa, por eso adquiere unas tierras en Loza Corral, a ocho kilómetros del pueblo de Ischilín, allí se dedica a construir la que sería su casa definitiva, proyecta también una granja y hasta un establecimiento lechero, que nunca podría concretar.
Gracias a Müller sus precios eran los más altos del arte argentino, y en tan solo tres años se habían triplicado. Con el éxito económico puede continuar con las obras de su casa, hasta construye una sala de música. Al año siguiente realiza una exposición con obras de colección de Pedro Garmendia, quien lo había ayudado en sus primeros años en Buenos Aires, eran 14 pinturas del período mendocino y en el mes de septiembre presenta su acostumbrada exposición individual en Müller, destacándose "Primavera en la huerta" y "Mañana primaveral", donde el artista realza los luminosos cielos cordobeses y las nostalgias de las tardes en Ischilín.
Fader disfrutaba del otoño, era su estación preferida y en ella obtenía la mayoría de sus logros. Al año siguiente no hace exposición y comienza a realizar una serie de desnudos plenos de luz.
Adela estaba nuevamente embarazada y viaja a Buenos Aires; en enero de 1922 nace Adelita, una niña alegre y vivaz que vivió espaciadamente con su padre, generalmente durante los veranos.
Comienza un período en que la soledad será su compañera, la familia en Buenos Aires y su salud quebrantada. En septiembre presenta su exposición anual en Müller, es Ischilín el motivo central de la misma y fue la más elogiada y exitosa de todas las realizadas por el maestro, la crítica lo consagra como el primer pintor nacional. Desgraciadamente la mala situación económica de Müller y los continuos y mayores gastos de Fader con la adquisición de nuevas tierras y autos provocan algunos disgustos en la relación entre ellos. Es en 1924 cuando se presenta su primera exposición retrospectiva en la Asociación Amigos del Arte ya que Müller había cerrado su local y se encontraba en Alemania tratando de recomponer sus finanzas. Presenta entonces 50 obras que daban una amplia visión de su trayectoria.
El año siguiente los problemas se agravan y realiza tan solo tres obras. En 1926 se produce la reconciliación con Müller, quien alquila un nuevo local en Florida 940, enfrente de lo que había sido su anterior galería. El 4 de octubre se inaugura la exposición de tan solo 9 obras, con la presencia del presidente Dr. Marcelo T. de Alvear, un extraordinario coleccionista y apoyo permanentemente el arte argentino. En dicha exposición presentó "La reja" considerada por él mismo como su obra cumbre, ésta fue adquirida en la fabulosa suma de 12.500 pesos, superando cualquier otro valor logrado por un artista nacional, durante décadas.
Su último viaje a Buenos Aires será en octubre de 1927 para presentar su acostumbrada exposición anual. La salud de Fader se agravará día a día, ya no dejará Córdoba. Recién a los tres años realiza otra exposición, el tema de la misma es el producto de sus viajes "de campaña" con su "fordcito", el cual era casa y taller ante la falta de comodidades que encontraba en los pueblos que recorría. Se destacaban los motivos arquitectónicos e iglesias: "La Candelaria", "Pocho", "Caminiaga" y "San Francisco del Chañar".
En enero de 1931 realiza la que sería su última campaña artística y de ella queda el testimonio de tres realizadas en La Playa (Guasapampa). Está impedido de caminar y reacio a internarse en los distintos sanatorios, que le recomendaban los médicos y sus amigos. En 1932 se realiza en Müller la exposición homenaje a sus cincuenta años. No asiste, lo representa su esposa. Todos han comprendido que los tiempos de Fader están concluyendo.
Acompañado por sus dos hijos mayores fallece en su casa de Loza Corral, el 28 de febrero de 1935.

Fuente: http://www.todo-argentina.net/biografias/Personajes/fernando_fader.htm