FACUNDOCABRAL 
ENTREVISTA a FACUNDO CABRAL y SELECCIÓN de CANCIONESFacundoCabral nació el 22 de mayo de 1.937 en La Plata, provincia de Buenos Aires, enArgentina. Hijo de Sara y de Rodolfo, los cuales emigraron hacia la Tierra delFuego, al sur de Argentina. Su padre abandonó a su esposa y sus tres hijos, queemigraron hacia Tierra del Fuego, sur de Argentina. La infancia de Cabraltranscurrió con extremada dureza, hasta el punto de convertirse en un marginalencerrándolo en un reformatorio. Al poco tiempo consiguió escapar y encontróa Dios en las palabras de Simeón, un viejo vagabundo. Se trasladó a Tandil,donde realizó todo tipo de tareas, entre ellas, limpiando veredas y como peónde las cosechas.

En 1.959 ya tocaba la guitarra y cantaba, siendo su ídolo, Atahualpa Yupanqui.Se trasladó a Mar del Plata, ciudad balnearia de Argentina y solicitó trabajoen un hotel. El dueño, al verle con la guitarra le dio la oportunidad decantar. Así comenzó su carrera dedicada a la música, siendo su primer nombreartístico, “ El Indio Gasparino”. Sus primeras grabaciones de índolecomercial no tuvieron mayor repercusión, convirtiéndose, más tarde, enFacundo Cabral.

El éxito le llega a Facundo con su canción NO SOY DE AQUÍ, NO SOY DE ALLA, enel año 1.970. Esta canción es grabada por Alberto Cortez, Julio Iglesias,Neild Diamond, Pedro Vargas y otros muchos, cantada en nueve idiomas.

Sus influencias espirituales fueron JESÚS y Ghandi, y en lo literario, Whitmany Borges. Con estas influencias, su carrera toma un rumbo espiritual, crítico,creativo y aleccionador, no en vano, sus ideas incomodan a muchos,esencialmente, a todos los que no le quieren comprender por estar atenazados porlas cosas materiales.

En 1.976 deja Argentina para recalar en México. Sus canciones de protesta enbusca del amor desde todas las vertientes, le llevan a peregrinar por 165 paísesen el mundo. Ya, con la doctrina de su vida impartida por casi todo el mundo,regresa a Argentina en el año 1.984 donde ofrece un recital en el Luna Park,lugar reservado para los grandes, consiguiendo un éxito de clamor. Por estasfechas, en los foros más importantes de Argentina, sus actuaciones se cuentanpor éxitos.

En 1.994 emprendió una gira mundial junto a Alberto Cortez y, bajo el títulode LO CORTES NO QUITA LO CABRAL, conquistaron los teatros más exigentes delmundo, entre ellos, el LINCON CENTER de Nueva York. En esta gira, Cortez yCabral, entrelazaron el humor, el amor, la poesía y las canciones, dejando, allídonde estuvieron, el regusto por su arte.

Facundo Cabral ha grabado innumerables discos y su persona y obra es conocida entodo el mundo. Como autor literario, ha escrito diez bellísimos libros, talescomo AYER SOÑE QUE PODIA Y HOY PUEDO, MI ABUELA Y YO, CONVERSACIONES CONFACUNDO CABRAL, CUADERNO DE FACUNDO, BORGES Y YO, SALMOS, entre otros. Enreconocimiento a su constante llamada a la paz y al amor, en 1.996, LA UNESCO,le declaró MENSAJERO MUNDIAL DE LA PAZ.

Facundo Cabral es, ante todo, el más claro ejemplo de que un hombre llega hastadonde quiere llegar. Él, soñó que podía y pudo.


ENTREVISTA A FACUNDO CABRAL

Pensemos que, Facundo Cabral, el hombre que durante tantos años viviera en elmundo, ahora, por culpa de su enfermedad, está recluido en ese “capricho desu corazón” como él definiera al Buenos Aires del que se enamoró siendo muyniño.

A pesar de soportar, como él confiesa, la derrota de su cuerpo, su corazónsigue vivo, su mente tan lúcida como de costumbre y, su alma, relajada y enpaz, siempre, a la espera de la decisión de Dios, si acaso, para recibir, la últimapalabra del Altísimo. Su voz es más cálida que de costumbre; su verbo siguesiendo pausado, como con la tersura de unas oraciones increíbles en las que,poco a poco, desgrana sus sentimientos a favor del que tiene la fortuna deescucharle, como me ha ocurrido a mi, en esta bendita fecha. Sabemos de suscarencias físicas porque él las confesara puesto que su voz, como digo,desgrana los sentimientos de siempre. Uno tras otro, hemos abordado los temas máscandentes de la actualidad y, en su caso, nada es más actual que su propiavida; una vida plagada de recuerdos, de vivencias que, millones de seres en elmundo, jamás lograremos, ni siquiera en sueños, respecto a lo que él havivido y ha amado por el mundo. El mundo y sus gentes le enseñaron y le dierontodo lo que es: un hombre libre, ante todo. De por allí, en los lugares másrecónditos, encontraba Facundo un motivo para vivir, una lección para aprendery, pasados los años, según su propia confesión, Cabral dice ser el alumno dela vida. Atrás quedó, en las reminiscencias de su pasado, aquel cantor queamaba la libertad de sus hermanos y que, sus canciones, paradigma de la lógicaprotesta contra las injusticias, fueron forjando en él, al poeta, el humanista,el hombre que detesta las doctrinas de los hombres y que ama a Dios por encimade todos los seres vivos.

¿Cómo se encuentra, maestro?

Sin fuerzas; las piernas no me quieren llevar, pero mi corazón sigue vivo, mimente está lucida y, a pesar de todo, le sigo dando gracias a Dios por habermepermitido vivir y haber sido lo que soy.

¿Qué le han dicho los médicos?

Al parecer, respecto a mi enfermedad, la ciencia ha hecho todo lo que estaba ensus manos. Ahora, solo queda esperar.

¿Esperar qué, maestro?

El devenir de la vida y, aceptar, ante todo, los designios de Dios para que éldecida sobre mi vida o mi muerte.

¿Se siente resignado?

Muchísimo. Tengo paz, siento que mi alma está completamente relajada y, deeste modo, no me importa en absoluto aceptar la decisión del que todo lo puede.

He podido averiguar, maestro, que en breves días, un doctor hindú, deBombay, del que me han hablado muchísimo y bien, acude a Buenos Aires avisitarle porque, con usted, quiere obrar el milagro de su curación. ¿Escierto lo que le digo?

Es verdad. El doctor, del que no recuerdo su nombre, a instancias de un amigonorteamericano, vendrá a visitarme y, como dices, quiere curarme.

Y ante esta noticia, ¿está usted ilusionado?

Yo estoy resignado de todo y ante todo. Lo que llegue a partir de ahora, amigoPla, todo serán ganancias. Ya te contaré en breves fechas.

Dijo usted, en repetidas ocasiones que, no le importaba morirse. ¿Siguecreyendo lo mismo? Y se lo pregunto ahora, en su trance más difícil.

Claro. Nada me aferra a este mundo; nada de lo material, como les ocurre amillones de seres en la tierra que, a la hora de su partida eterna, les dueledejar todo aquello que han obtenido, en ocasiones, vete tú a saber cómo y dequé manera. Yo voy liviano de equipaje por el mundo; si acaso, antes de iniciarel último viaje, sólo me ilusionaría despedirme de todos los amigos en elmundo y, ante todo, que estos miles de folios que tengo escritos, cayeran enbuenas manos.

¿Le quedan fuerzas para escribir?

Algunos días sí; otros, le dicto a un amigo y, mis experiencias, las vamosplasmando para que, mis herederos, es decir, la humanidad, se encuentren con ellegado de lo que ha sido mi vida.

Me contaron, maestro, que le está escribiendo usted a un ahijado suyo unaespecie de diario. ¿En qué consiste?

Es cierto. Se trata de un muchacho de 10 años de edad al que, en su honor,estoy relatándole pasajes de mi vida puesto que él, con toda seguridad, haráun uso admirable de todo lo que caiga en sus manos con relación a mi humildepersona.

Me temo, maestro que, en su largo peregrinar por el mundo, en su vida se diocita un enorme milagro. Usted comenzó con aquellas canciones protesta en lainefable búsqueda de un mundo más justo y, más tarde, durante muchos años,se convirtió usted en un sabio enseñando por esos caminos del mundo que tantasveces recorrió. ¿Es cierto?

Fui, de un lado para otro, recorriendo, de este modo, ciento setenta países enlos que, de cada lugar, intentaba quedarme con lo mejor para contárselo a mishermanos en el mundo. Mi vida, como explicas, resultó ser un bendito peregrinarpuesto que, el mundo y sus gentes, me enseñaron lo que aprendí.

Según se explica, queda claro que, usted aprendió en la “universidad”de la vida. ¿Se siente dichoso por ello?

Es verdad que, la vida, como tal, no me dio muchas oportunidades o, si sequiere, me las dio todas; según se mire. Caminé y aprendí, mi tarea másbella. En el fondo y en la forma, le sigo dando gracias a Dios por haber nacidoen el seno de una familia pobre puesto que, de este modo, tuve arrestos paraforjarme mi vida, la que yo decidí y por la que nadie me impuso nada.

En su persona, maestro, se han producido hechos fantásticos que,posiblemente, muchas gentes desconocen. Sus textos han sido traducidos ainnumerables idiomas, entre ellos, al hindú. ¿Cómo se explica que, un hombrecomo usted, alejado de los circuitos comerciales, al margen del estereotipo delo que exige la sociedad actual, haya logrado usted semejantes éxitos?

Todo lo que ha ocurrido en mi vida, posiblemente, ha llegado porque yo jamásbusqué el éxito. Quise cantar y decir y, posiblemente, mis palabras quedabangrabadas en el corazón de las gentes, de ahí el énfasis por divulgarlas. Y túeres el ejemplo de todo lo que digo puesto que, desde esa España a la queadmiro y quiero, propagaste mi nombre con ese libro admirable al que titulasteMI ENCUENTRO CON FACUNDO CABRAL, algo que me llegó hasta el fondo de mi almapuesto que, como te dije, fuiste la primera persona en el mundo que escribió unlibro en torno a mi vida.

Ahora, maestro, con todo lo que usted ha vivido,¿no siente pena por no haberdejado que las casas comerciales divulgaran más su obra?

Por supuesto que no. Nunca busqué la riqueza personal, pero si la de mi alma y,a su vez, en los teatros del mundo, en las universidades y en todos los forosdonde actué, explicar todo aquello que había aprendido por el mundo. Soy loque siempre fui: un vagabundo “ flir class”. Siendo así, de nada me hubieraservido la riqueza material puesto que, nunca lo hubiera gozado puesto que, mivida y mi persona, la han pasado deambulando por este bello planeta llamadotierra.

Sus metáforas, maestro, suenen bellísimas pero, ¿se asemejan a larealidad?

Por supuesto. Viví como sentí; dije aquello que practicaba y, que no te quepaduda de que, mis lecciones, si se pueden considerar como tales, calaban en elalma de las gentes porque, ante todo, rezumaban verdad. Dije que era unvagabundo “flir class” y, era cierto. Como lo era el mimo a que me sometíanmis amigos, por ello, nunca necesité casa ni coche porque lo tenían ellos queme llevaban y albergaban.

Es altamente bello cuando dice usted que, su vida, sin Chesterton, OctavioPaz, Rulfo, Borges y otros muchos, no hubiera sido nada. ¿Cuándo descubrióusted a estos genios?

Quise ser cantor pero, a su vez, un amigo mexicano me inculcó la afición porla lectura y, el día que descubrí tanta grandeza escrita, comencé a serfeliz. Y fíjate que, a medida que transcurrían los años, la propia vida meobsequiaba con regalos maravillosos, inolvidables, como era, por ejemplo, seramigo de Juan Rulfo, de Octavio Paz, de Borges, a los que tú has citado. Hesido, soy un afortunado por todo lo que he vivido.

Y, en estos recuerdos, maestro, no podemos olvidarnos de la Madre Teresa, ¿verdad?

La Madre Teresa es una mujer inolvidable; una mujer que, si en vida fue grande yenigmática, tras su muerte, alcanzó el grado de mito puesto que, tanta bellezadentro de su ser pudo cautivar al mundo. Guardo, en mi alma, el recuerdo de suamistad y, como dato curioso, el otro día vinieron a visitarme dos hermanas desu congregación las que me recordaban en mi último viaje a la India,precisamente, en lo que fue mi último encuentro con la madre.

Maestro: ¿Siente que su final puede estar cerca?

Siento que estoy débil, que los médicos poco pueden hacer ya, aunque espero,con resignación y en paz, la última voluntad de Dios en torno a mi persona.

¿Espera usted el milagro de su recuperación física?

De Dios lo espero todo. Nunca olvides que, en mi vida, amigo querido, se handado cita muchos milagros. Si ahora se produjera el milagro de mi recuperación,no sería para mi nada extraño.



Que Dios le siga bendiciendo, maestro.

Fuente:http://www.solidaridad.net/vernoticia.asp?noticia=567 

MAS "BIOGRAFÍAS" DESDE NUESTRO MENÚ PRINCIPAL