El Fabricante de Máscaras y Cabezudos
 
Las antiguas murgas y comparsas de La Boca, llevaban siempre entre sus miembros, algunos que lucían máscaras de papel maché pintado. Eran de tamaño relativamente normal, o desmesurado, tal era el caso de los llamados "cabezudos", que representaban cabezas humanas (bebés, chinitos, payasos, piratas, etc.), cabezas de animales (caballos, chanchos, jirafas, monos, leones, etc.) o cabezas "de fantasía", donde su fabricante daba rienda suelta a su imaginación.

Con varios meses de anterioridad al carnaval se comenzaban a fabricar estas máscaras. El papel maché era el material básico (papel de diario mojado hasta su rotura y mezclado con harina, determinando una pasta plástica, es decir que se le puede dar la forma que se desee, en este caso la máscara. Una vez seca se pinta con colores, generalmente brillante).

Con la decadencia que sufrieron las fiestas de carnaval a partir de mediados de los años 50, la actividad de estos artesanos decayó.

No obstante, en el barrio de La Boca, esta tradición popular continúa con la labor de Nora Seilicovich y Omar Gasparini, creadores de muñecos y máscaras. Dijo Osvaldo Soriano: "En las paredes de chapa, como al descuido, quilombo y protesta. Un mundo napolitano y genovés que, de pronto, se vuelve guaraní y uruguayo...Curiosas figuras, con vestido gentil y caras de circunstancia o melancolía. Personajes ilusorios pero con un resto de vida. El necesario para la vieja tradición de un barrio de artistas populares. No en vano entre los personajes de Seilicovich y Gasparini está también el cordial Gardel..."
Gasparini trabaja en estrecha relación con el talentoso "Grupo de Teatro Catalinas".

El grupo "Tótem", desde hace algunos años también se dedica a la confección de máscaras y muñecos, utilizando el papel corrugado en varios de sus trabajos..
En otro barrio porteño, el de Villa Ortúzar, en la calle Caldas al 1700, Ignacio Pola y Jorge Bernal, dos jóvenes escenógrafos y pintores, tanto de caballete como muralistas, fabrican máscaras, cabezudos, caretas y muñecos. Las técnicas que utilizan en la fabricación son varias, como la cartapesta para revestimiento y moldes; el papel maché; la arcilla para moldeado; y el telgopor y poliuretano expandido para la talla; la resina de poliéster para revestimiento y moldes, y la goma espuma.

Pola y Bernal realizaron numerosas máscaras y muñecos para varias murgas de Palermo. Consideran a su maestro en este oficio, a Daniel Masseira, profesor del taller de Escenografía y de Máscaras del Teatro San Martín. Precisamente de Masseira, en la esquina de Charlone y Heredia, hay instalada una de sus obras, una viejita que mueve la cabeza mientras toma unos mates.

Ignacio comenta que ellos trabajan bastante en la vereda, situación que concita el interés de muchos chicos del barrio, a quienes en la medida de sus ganas y posibilidades, involucran en alguna tarea.

Los muñecos fantásticos y el entusiasmo de los pibes transforman a ese pedacito de la vereda de la calle Caldas en un sitio singular.

Fuente: http://www.dgpatrimonio.buenosaires.gov.ar/display.php?page=izq_inta/patrim_oficio.htm#1

Fotografía: http://www.jornadas-tdn.org/2005/img/torneos/mascara.jpg 

Agenci@ EL VIGÍA