EL AGUJERO DE OZONO ANTÁRTICO

El ozono es creado y destruido en la atmósfera. Los agentes más probables en la producción de ozono son: la radiación ultravioleta solar, los rayos cósmicos y las tormentas eléctricas.
Aunque el contenido de ozono en la atmósfera es inferior a una parte por millón con respecto a los otros gases, la ausencia de este gas incide nocivamente sobre los seres vivos.
La formación de ozono, a partir del oxígeno gaseoso por la acción de la radiación ultravioleta determinó, una vez establecida la cantidad de este gas, la evolución gradual de las formas de vida actuales, no compatible con las longitudes de ondas filtradas; autoregulando de esta manera la biosfera.
Si bien hasta la fecha se poseen sólo relaciones cuantitativas en cuanto a la relación dosis-efectos, se sabe que esa radiación puede ser la causante de algunos cánceres de piel, cataratas e inmunodeficiencias en el hombre, así como también alterar el crecimiento y reproducción de la vida vegetal y animal, en especial del fitoplancton, base de la cadena alimentaria de la vida en el mar.
El ozono, se distribuye en una capa (capa de ozono) que va desde los 12 a 35 km. de altura aproximadamente.
Durante las últimas décadas se ha observado un adelgazamiento de la capa de ozono en un orden del 3% cada diez años, atribuible a la presencia en la atmósfera de los Clorofluorocarbonos (CFCs) y Halones, familias de gases de exclusiva factura humana.
Pero en el Continente Antártico donde ese adelgazamiento ha mostrado características especiales, con la aparición del fenómeno conocido como "Agujero de Ozono".

En rigor no existe un "Agujero".

En forma estacional entre los meses de agosto y noviembre se viene observando, desde mediados de la década del setenta, una región con valores en la concentración de ozono notablemente bajos, con una zona estrecha que la delimita con fuertes gradientes separando esos bajos valores de un entorno con elevada concentración del gas.
Este fenómeno ocupa una de las áreas de mayor interés científico con respecto a la problemática del cambio global.

LA EVOLUCIÓN A TRAVÉS DE LOS AÑOS

Desde su detección inicial, a mediados de la década del sesenta, año a año se observa una mayor destrucción de ozono y un aumento de extensión.
Hasta el año 1988 se observaba una oscilación "bienal" coincidente con los años impares, dónde la intensidad del episodio era significativamente mayor.
Desde 1989 esta oscilación se anula cada año presenta una magnitud mayor.
Durante los meses de octubre fecha de culminación de cada episodio, las concentraciones de ozono se hacen menores y, de las 300 UD (Unidades Dobson) medias en promedio durante 1979 para ese mes, se registran 150 UD en 1991, con un área de cobertura también mucho mayor.
La asociación del "Agujero" con el vórtice polar hace que sea solidario también a sus movimientos.
Las características de la circulación en esa región y a esas alturas han hecho que, en el promedio se lo encuentre, durante un lapso de mayor magnitud (octubre) prevaleciendo sobre un eje con orientación norte-sur, denominado Península Antártica (sector antártico argentino).
La República Argentina posee dos estaciones antárticas desde donde se registran las variables de ozono (base Belgrano y Marambio). 

Fuente: http://www.dna.gov.ar/