Ciudad de La Plata

En 1880 se decidió la creación de la capital bonaerense, luego de que se declarara a la ciudad de Buenos Aires capital de la República. El entonces gobernador, Dardo Rocha, fue el encargado de llevar adelante esta obra. Se realizaron estudios sobre el sitio de su emplazamiento. Desde el barrio porteño de Belgrano hasta sitios más alejados, como Chascomús y Dolores al sur y San Nicolás en el norte.
El 27 de abril de ese año se eligió al municipio de La Ensenada como el sitio ideal, encomendando al gobierno provincial la fundación de La Plata, nombre que la tradición atribuye al autor del Martín Fierro, José Hernández.

Un equipo de urbanistas comandado por el ingeniero Pedro Benoit, fue el encargado de diseñar la ciudad, llamándose a concurso internacional para los proyectos de los edificios públicos más importantes. La Plata es reconocida por su trazado cuadrado, por sus diagonales, su bosque y por sus plazas, colocadas con exactitud en el damero cada seis cuadras.
La piedra fundamental se colocó el 19 de noviembre de 1882, durante la primera presidencia de Julio Argentino Roca, en lo que sería su centro geográfico, la actual plaza Moreno, luego custodiada por el bellísimo palacio municipal y la imponente catedral gótica, rojiza al ser de ladrillos, convertida en uno de los símbolos platenses.
El discurso de Rocha sintetizó la historia que llevó a crearla y la esperanza puesta en su porvenir: "Hemos dado a la nueva capital el nombre del río magnífico que la baña, y depositamos bajo esta piedra, esperando que aquí queden sepultadas para siempre, las rivalidades, los odios, los rencores, y todas las pasiones que han retardado por tanto tiempo la prosperidad de nuestro país".

Catedral de la Inmaculada Concepción de La Plata

La Catedral de la Inmaculada Concepción de La Plata se levanta frente a la plaza Moreno, en la manzana comprendida por las calles 14 y 15 y los boulevares 51 y 53.
Con ladrillo a la vista y por lo tanto inconfundible y bellamente rojiza, se ha convertido en el símbolo más característico de La Plata. En el estilo neogótico es la más grande de América: su superficie es de 7000 m2 , tiene capacidad para 14.000 personas, mide 120 m de largo por 76 de frente, y la altura tomada hasta la cruz es de 97m.

El 30 de abril de 1884 fue colocada su piedra fundamental por decisión de Dardo Rocha, aunque los planos estuvieron concluidos un año después. Fue inaugurada al público en 1932, cuando la ciudad cumplía su cincuentenario.

La catedral neogótica platense fue inspirada en las catedrales góticas de Amiens (Francia) y de Colonia (Alemania). En el plano original diseñado por Pedro Benoit y Ernest Mayer estaba previsto la construcción de tres torres, pero desde 1932 hasta hoy, las laterales habían quedado inconclusas.

La Unidad Ejecutora Catedral, un organismo provincial creado con el fin de llevar a cabo la restauración, puesta en valor del edificio y conclusión de la obra, dividió los trabajos en tres etapas.
Por un lado la restauración y conservación del edificio que sufría serios deterioros en sus paredes, techos y ventanas.
La restauración del templo la realizan 40 escultores, ceramistas, arquitectos y especialistas en conservación. Se calcula que la Catedral está revestida por 12 millones de ladrillos.

Otra obra realizada por la Unidad Ejecutora fue el refuerzo de las cimentaciones de las torres. Se utilizaron técnicas modernas de micropilotaje con máquinas y tubos especiales para soportar las 2.000 toneladas de peso adicional que se le agregaron a cada una.
La tercera obra que corresponde a la construcción de las dos gigantescas torres de 112 metros de altura, fueron finalizadas tal como las habían diseñado Pedro Benoit y Ernest Mayer.
Las torres tienen un primer tramo de ladrillos que se extiende hasta los 63 metros de altura. El segundo ocupa 20 metros y fue construido en simil piedra color blanco. El último tramo de 30 metros de altura está completamente realizado en cobre.
A estos trabajos se le agregan las cuatro torretas de 56 metros y dos que llegan a los 39 metros. Además, 200 conjuntos de pináculos organizados en 20 tipos, que incluyen 761 agujas mayores y 33 menores.
Cada una de las nueve torres expresan un mensaje. La del crucero representa el Pantocrator. Vistas de frente, la torre mayor de la derecha representa a la Virgen María, allí se encuentra el campanario; y la torre de la izquierda representa a Jesucristo. Las cuatro torres secundarias aluden a la virtudes cardinales: Fortaleza, Justicia, Prudencia y Templanza.

Tal como surgen del proyecto original de Benoit, se desprenden 56 imágenes religiosas que están representadas en el frente y las torres principales. La pieza mayor está dedicada a la Inmaculada Concepción y está emplazada en el frontón principal. La acompañan trece en el portal. El resto está en las torres principales desarrollando la vida de Jesús y María.

Otra obra deslumbrante es el vitral del rosetón que, desde 1998, luce sus colores en el frente del templo, una obra artística de 180 metros cuadrados, compuesta por 25.000 piezas. Este vitral ocupa la ojiva central y es el primero que se construye en el taller de la iglesia, al que se sumaron otros.

La Catedral hoy luce completa con las seis torretas laterales terminadas y laminadas en cobre, con los 800 pináculos colocados con la ornamentación dispuesta en toda la fachada.
De esta manera, con las seis torretas laterales ya terminadas y los pináculos construidos, el templo mayor de la ciudad terminó de hacer realidad el sueño de quien proyectó la Catedral.

Pasaje Dardo Rocha: De estación ferroviaria a centro cultural

El Pasaje Dardo Rocha es uno de los edificios fundacionales más bellos de la ciudad. Fue realizado por el ingeniero Pinaroli a la usanza de las grandes estaciones europeas y alojó la gran estación de trenes.

La actividad ferroviaria había comenzado en 1883 pero la estación se inauguró en agosto de 1887 luego de haber sufrido un gran incendio. El 23 de enero de ese año las brasas se habían apoderado del edificio y casi lo destruyen totalmente, los vecinos se organizaron para apagar el fuego y cuenta la historia que fue el ingeniero Pedro Benoit quien dirigió ese valiente combate. Este incendio tuvo su consecuencia benéfica: la creación del primer cuerpo de bomberos.

Hasta 1906 fue estación de trenes, luego la misma se mudó a la calle 1 y 44, entonces el edificio del Pasaje Dardo Rocha, que miraba con soberbia arquitectónica a la entonces plaza de la Legislatura, luego Primera Junta y por último San Martín, quedó vacío.

En la década del 20 se lo remodeló estilo francés para convertirlo en centro cultural. El gobernador Luis Monteverde acuñó la idea de un pasaje, "cuyo aspecto exterior será el de un sobrio palacio estilo francés, para destinarlo a salas de concierto, pequeños teatros y un gran vestíbulo central de exposiciones". La Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas de la provincia de Buenos Aires tuvo a su cargo la remodelación y exposiciones industriales, galerías pictóricas, obras del Museo Provincial de Bellas Artes, conciertos, festivales y hasta partidas simultáneas de ajedrez. Todas esas actividades se desarrollaron en ese espacio que, desde 1930, se llamó Dardo Rocha.

Luego, el pasaje fue sede provisoria del Ministerio de Acción Social, de LS 11 Radio Provincia, de la Dirección de Telégrafos, Asesoría Letrada, Ministerio de Trabajo y Archivo Histórico de la Provincia. En 1944 se estableció el Correo hasta que se mudó a su nueva sede. Al quedar nuevamente vacío, el Pasaje fue ocupado para que cumpliera de manera alternada aquellas funciones para las que fue remodelado en 1928, cuando adquirió su aspecto de palacio francés.

Finalmente, después de haber sido sede de numerosas reparticiones y de albergar la Convención Constituyente, en 1994, ha ingresado al patrimonio municipal y, con la realización de importantes obras de restauración y equipamiento, se ha convertido en el gran centro cultural de La Plata.

Fuente: http://www.laplata.gov.ar/