El Caballo Criollo

El caballo criollo, como el berberisco y la mula, tienen sólo cinco vértebras lumbares, mientras que los caballos persas, árabes y tártaros pesen seis. Cuentan con más dientes que la yegua, pues es muy raro que ésta tenga costillas.
El caballo criollo, es tan sufrido como el númida, es capaz de andar treinta leguas, o sea ciento cincuenta kilómetros de sol a sol.
Debe haber el más delicado y puntual esmero en el que trabaje en un caballo, no lo maltrate, y que lo mude antes que se le ponga pesado. No hay cosa más mala que rematar o cansar un caballo. De ellos resultan las muertes y consiguiente menoscabo. El caballo cansado, si no muere, queda lisiado, y ha poco trabajo que haga, se enferma y se cansa. Esto mismo debe tenerse presente cuando se mande un chasque, para hacerle mil encargos con el fin de que camine de modo que no se canse, el caballo al trote y al galope; más trote que galope.

Caballos delgados: Es muy necesario tener caballos delgados para andar, es decir, que para nada debe ensillarse el caballo potente de gordo; porque trabajar en un caballo gordo no es más que mañerearlo y acobardarlo.
Cuando la caballada está gorda se acorrala a fin de que se adelgace, y cuando uno quiere algunos caballos flacos, los tiene a soga.

Caballos del patrón: Debe entenderse que el que los cuide dé cuenta por la mañana y a la noche de estar todos, o no. Debe decir: están todos los caballos. El método es pararles rodeo por la mañana y sacar con el freno un caballo. Al entrar a tomarlo, irá de golpe y ligero; y al tomarlo lo agarrará por donde lo encuentre primero, ya sea de la cola, del lado de montar, del lado de enlazar, de una pata o de la otra. Para que para no le gritará. Lo sacará fuera del rodeo, enfrenado y le dará "la mano"; si a las tres veces de decirle no la entrega,, le jugará en ella con el cuchillo.
Entregado en mano, le cortará el vaso, haciendo esto mismo con la patas de atrás.

Caballos punteros: Y que se cortan solos en las manadas. Deben los capataces cuidar de observarlos al recoger dichas manadas; y lo que se hace es acollarar a los porfiados con las yeguas más seguras, a fin de que de este modo anden las manadas juntas y no una por un lado y otras por otro.

Caballo cadenero: Caballo de tiro, de pecho, que va colocado delante del varero en un carro, chata, etc.

Caballo de andar: En el campo se lo llama así al caballo de silla, como también se le dice caballo de montar.

Caballo de carrera: Caballo destinado para correr carreras, al que se prepara con ese fin.

Caballo de pecho: Se llama en el campo al caballo de tiro, de tracción.

Caballo de montar: Caballo de andar, caballo de silla.

Caballo desecho: Caballo deshecho, inútil.

Caballo de silla: En el campo solamente se le dice de andar.

Caballo de tiro: Caballo de repuesto para un viaje, que el paisano montado lleva del cabresto, o que, de lo contrario, va atado a la parte posterior del carro.
En el campo, al caballo de tiro, de tracción, que lleva pechera, se le llama caballo de pecho.

Caballo hecho: Caballo manso y diestro para todos los trabajos.

Caballo loco: Caballo muy inquieto, nervioso.

Caballo pesado: Caballo de raza o con ascendencia de caballo de tiro. Percherón, Frisón, Clydesdale, Postier, Shire, Boulonnais, etc.

Caballo roncador: caballo que ronca, por tener una afección afección en la laringe.
 
Fuentes:  http://www.noroestebonaerense.com.ar/ComEconCostumbres/IndexCaracteristicas.htm - http://www.caballomania.com/enciclopedia_anatomia_caballo/imagenes/partes_del_caballo.jpg -
 
Ley 25.125
Desígnase el día 20 de setiembre de cada año como "Día Nacional del Caballo".
 
Sancionada: Agosto 4 de 1999.
Promulgada: Setiembre 6 de 1999.
 
El Senado y Cámara de Diputados de la Nación Argentina reunidos en Congreso, etc. sancionan con fuerza de Ley:
 
ARTICULO 1º — Desígnase el día 20 de setiembre de cada año como "DIA NACIONAL DEL CABALLO", a los efectos de celebrar la presencia y relevancia con que éste acompañó a la organización histórica, económica y deportiva de la República Argentina.
 
ARTICULO 2º — Facúltase al Poder Ejecutivo nacional a los efectos de disponer que por intermedio de los Ministerios de Cultura y Educación, Defensa e Interior, se proceda a requerir a los establecimientos educativos primarios y secundarios como a las unidades militares del Arma de Caballería, Gendarmería Nacional y Policía Federal Argentina, realicen en el día instituido evocaciones alusivas al caballo y su significación en la República Argentina y se invite a todas las instituciones públicas y/o privadas que, por su fundamento tengan afinidad o relación con el caballo, hagan lo propio.
 
ARTICULO 3º — Comuníquese al Poder Ejecutivo.
 
DADA EN LA SALA DE SESIONES DEL CONGRESO ARGENTINO, EN BUENOS AIRES, A LOS CUATRO DIAS DEL MES DE AGOSTO DEL AÑO MIL NOVECIENTOS NOVENTA Y NUEVE.
 
— REGISTRADA BAJO EL NUMERO 25.125. —
 
ALBERTO R. PIERRI. — CARLOS F. RUCKAUF. — Esther H. Pereyra Arandía de Pérez Pardo. — Juan C. Oyarzun.