Angel H. Roffo
Médico
Nació en Buenos Aires el 30 de diciembre de 1882.
Murió en Buenos Aires el 23 de julio de 1947.
Médico de gran renombre y de intensa trayectoria, Angel Roffo fue uno de los primeros galenos argentinos dedicados al estudio del cáncer y a la lucha contra esta enfermedad.

Porteño de origen, Roffo estudió en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Buenos Aires.

Poco tiempo después de graduarse (con una tesis llamada El cáncer, contribución a su estudio, que ganó la Medalla de Oro de la Facultad de Medicina), ingresó a la Cátedra de Urología de la Facultad, y se convirtió en el Jefe de Trabajos Prácticos de la misma. Entre 1912 y 1912, fue profesor adscripto de la Cátedra de Anatomía Patológica, y, desde 1915 hasta 1931, Profesor suplente de dicha cátedra.

En 1914, presentó su trabajo Cáncer experimental, que fue determinante para que se abriera en Buenos Aires un instituto de investigación dedicado a esa patología. El Instituto de Medicina Experimental para el estudio y tratamiento del cáncer se inauguró en 1922 bajo la dirección de Roffo y se convirtió pronto en el principal centro nacional y latinoamericano para la lucha contra las enfermedades oncológicas.

A partir de 1920, visitó varias veces Europa y se relacionó con los más importantes científicos de la época. Roffo era, por entonces, el mayor especialista en el estudio y tratamiento de las enfermedades oncológicas de Latinoamérica, y poseía una vasta trayectoria docente, en la Facultad de Medicina de la UBA y en distintas universidades del país y del exterior: en el Colegio Carlos Pellegrini, en la Universidad de Santiago de Chile, en la Universidad de San Andrés (La Paz, Bolivia), en el Instituto de Estudios Panamericanos y en la Eastern Research University de Wilmington (Delaware, Estados Unidos).

Integró numerosas academias científicas de todo el mundo (como la de Medicina de Lima, la de Venezuela, la de Río de Janeiro, Madrid, Barcelona, Génova (Italia), Turín (Italia) y México) y recibió varias distinciones, como la medalla de oro del Congreso Internacional de Higiene (Roma, 1912); el Premio Nacional de Ciencias (en 1914 y 1939), el Premio Centenario de la Independencia de la Academia de Medicina (1916), la medalla de oro de la Exposición Iberoamericana de Sevilla, el Premio Centenario de la Independencia del Brasil (1923) y el Premio Bauti de la Universidad de Florencia (1936), cuyo importe (10.000 liras) donó a la Liga Italiana para la lucha contra el Cáncer.

También le fueron otorgadas otras importantes distinciones: la Orden de Caballero de la Región de Honor (1939), la Cruz de Honor (Alemania), la Gran Cruz del Orden de Cristo (Portugal), Gran Oficial de la Orden de los Andes (Bolivia), la Orden del Sol (Perú), Comendador de la Orden del Libertador (Venezuela), Comendador de la Corona de Italia.

Roffo produjo más de 500 obras sobre su especialidad, la mayor parte de ellas publicadas en el Boletín del Instituto de Medicina Experimental de Buenos Aires. Algunas de ellas fueron: Dismatosis Humana (1913); Biología del Cáncer (1925); Lo que debe saberse sobre cáncer (1934); El Cáncer en la República Argentina, causas de su aumento; etcétera.

En la actualidad, el Instituto de Investigaciones Experimentales (que se llama Instituto de Oncología Angel Roffo) está conceptuado como uno de los más importantes centros médicos argentinos dedicados a la lucha contra el cáncer, a pesar de las crisis económicas que sufre casi permanentemente. La Liga Argentina de Lucha Contra el Cáncer (LALCEC), una institución que ha desarrollado una vasta labor preventiva y de asistencia a los enfermos oncológicos, nació por impulso de Helena Larroque, la esposa y compañera de laboratorio de Angel Roffo.

Fuente: http://www.educ.ar/educar/superior/biblioteca_digital/verdocbiblio.jsp?url=S_BD_PROYECTOAMEGHINO/ROFF.HTM&contexto=superior/biblioteca_digital/